sábado, 17 de abril de 2010

BOB FOSSE: La vida es un cabaret

Bob Fosse
Chicago, 1927 - Washington, 1987.


Inició su carrera en night clubs de fama dudosa para llegar a protagonizar varios musicales en Broadway como actor y luego como coreógrafo, llegó al cine como director a fines de la década del ´60 con una versión de "Sweet Charity"La obra de teatro estaba basada en la película "Las Noches de Cabiria", de Federico Fellini..
La siguiente película del director fue "Cabaret", convertida hoy en uno de los clásicos de las últimas décadas.

¿Pero qué es lo que hizo que "Cabaret" fuera una película marcara un antes y un después en la evolución del género? Podemos señalar al menos tres elementos. Primero, el abordaje de temas sociales complejos y con gravedad histórica (el ascenso del nazismo, la intolerancia, la homosexualidad, el aborto...) en lugar de los típicos conflictos románticos de los musicales clásicos. En segundo lugar, la decisión de limitar las escenas musicales al verosímil que el propio argumento proponía: todas las canciones (con la excepción de un himno nazi) son cantadas en el escenario del cabaret, estableciendo siempre un juego de espejos con el avance de las tramas, que las canciones comentan o reinterpretan. Y tercero, la ruptura con el plano secuencia, en pos de una cuidada planificación de planos cortos, a veces detalles, que el montaje sincroniza con la música, creando una puntuación mucho más rítmica y una participación diferente por parte del espectador.
"Cabaret" fue la consagración de Fosse como cineasta, otorgándole incluso el Oscar al mejor director (sobre Francis Ford Coppola, que competía ese año por "El Padrino", nada menos). La película ganó otros ocho premios y significó además el lanzamiento de Liza Minnelli como estrella.
¿Qué hizo Fosse después de Cabaret? Cuando el público esperaba otra entrega de esta reencarnación actualizada del género, Fosse se descolgó con una película completamente atípica, inesperada y muy incomprendida en su momento. Se trató de "Lenny", una biografía (no musical) del stand up comedian Lenny Bruce, un personaje de la contracultura que desde el escenario de un night club criticó a su gobierno, a la sociedad de su tiempo y al American Way of Life, hasta su muerte temprana. El personaje fue protagonizado por Dustin Hoffman, quien se había consagrado por "El Graduado" y "Midnight Cowboy".
"All That Jazz" -su siguiente película-, fue sin dudas su obra más personal. El argumento era un claro repaso de Fosse por su propia vida. Incluso el personaje central, interpretado por Roy Scheider, mostraba una similitud física increíble con él.
Acaso inspirada por "8 y ½" de Fellini, la película contaba las fantasías y reflexiones de un coreógrafo de éxito, que en mitad de los ensayos de una obra sufría un infarto. A partir de entonces y en diálogo con La Muerte (Jessica Lange) el protagonista repasaba su vida entera, y asistía al desfile de sus mujeres (esposa, amante, hija) que se despedían de él representando, por supuesto, números musicales. Con este esquema (originado en el verdadero infarto que tuvo Fosse durante los ensayos de "Chicago") la película justificaba la inclusión de canciones por dos recursos: por el lado realista, como parte del trabajo del director (castings y ensayos en el teatro) y por el lado onírico, como parte de sus alucinaciones durante su estado de coma (las viejas amantes bailando como cisnes crueles alrededor de su cama, por ejemplo).
"All That Jazz" continúa siendo hoy una de los exponentes más intensos del género musical, y a la vez una mirada de enorme humanidad sobre la vida de los trabajadores del espectáculo. Su cruce de lenguajes, sus varios planos de acción y sus desplazamientos de sentido hacen que la película roce por momentos la genialidad.
Volvería al cine con otro proyecto muy emparentado a "Lenny": "Star 80", biografía de Dorothy Stratten, una chica playboy asesinada por su novio. Una vez más Fosse utilizó códigos del documental para explorar el mundo de las modelos y la vida nocturna de los ´70s.
Bob Fosse no fue sólo un coreógrafo creador de un estilo propio como marca de autor; fue también un gran cineasta. Pero como ocurrió en su momento con Hitchcock o con Fellini, el alarde de estilo parece eclipsar al minucioso estudio del lenguaje, un rigor en la construcción que pocos autores alcanzan.


Coreografía de All that jazz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada