lunes, 15 de mayo de 2017

2º Parcial de Historia del Teatro I 2017


Análisis e interpretación del teatro en la Edad Media:

EL JUEGO DE ADÁN – texto dramático anónimo, posiblemente francés, del siglo XII.
Texto complementario: LAS CLOACAS DEL PARAÍSO (2004) – de Jorge Díaz (Chile)

ESTRUCTURA DEL TRABAJO:
A)     Los alumnos de primer año de Actuación y Diseño formaran hasta 4 grupos compuesto por alumnos de Actuación y de Diseño).
B)      Una vez formados los grupos, se deberá leer los textos propuestos, seleccionando un fragmento del primero de ellos (EL JUEGO DE ADAN texto anónimo) pero pudiendo usar elementos de la otra obra propuesta (LAS CLOACAS DEL PARAÍSO  de Jorge Díaz).
C)      Se deberá desarrollar una puesta en escena de no más de 10 minutos, donde se trasmita los aspectos más significativos del teatro medieval, desde una visión contemporánea.
D)     La puesta en escena deberá venir acompañada de un análisis teórico en el cual se explique el porqué de la elección del texto y de la estética utilizada, así como, un justificación de como alumnos de una Escuela de teatro del siglo XXI, pueden presentan al público del mismo siglo, un texto escrito en el siglo XII.
E)      Se deberá solicitar a la Bedelía los espacios que se crean adecuados para las muestras, así como coordinar con los docentes de Diseño el acceso a los elementos técnicos que se necesiten.

Fecha de representación y entrega de análisis teórico: LUNES 26 DE JUNIO – Hora 12.00 para 1er año Matutino. 
Links:

Para EL JUEGO DE ADAN

Para LAS CLOACAS DEL PARAÍSO
http://www.celcit.org.ar/publicaciones/dla.php (una vez en esta página poner en el buscador que la misma tiene, el nombre de la obra: LAS CLOACAS DEL PARAISO).



Texto complementario:
Pautas para la representación de El juego de Adán – (También conocido como Ordo Representationis Adae, de finales del siglo XII, encontradas en un manuscrito en el Monasterio de Tours, Francia)

* Constrúyase el paraíso en un lugar bastante elevado; 
* Que cortinas y telas de seda lo rodeen a una altura tal que los personajes que en él estén puedan ser vistos por encima de los hombros; 
* En él se entrelazarán flores olorosas y ramas de abundante hoja; 
* Que contenga diversos árboles de los que pendan frutos, de modo que el lugar parezca de los más agradables. 
* Venga luego el Salvador envuelto en una dalmática, y delante de él estén colocados Adán y Eva; 
* Adán cubierto con una túnica roja, Eva con vestido de mujer blanco.
* Permanezcan ambos ante la Pascua divina, Adán más próximo, el rostro tranquilo, Eva un poco más humilde; 
* Y que Adán esté bien instruido sobre el momento en que debe responder, que no sea ni precipitado ni tardo en hacerlo.
* Y que no sólo él, sino todos los personajes estén preparados para hablar juiciosamente y para ejecutar los gestos que convienen a la materia de la que hablan; 
* Que en los versos no quiten ni pongan una sola sílaba, antes bien, que los pronuncien todos con claridad, en el orden en que deben ser dichos. 
* Quienquiera que nombre el Paraíso, que lo mire y lo señale con la mano.




sábado, 13 de mayo de 2017

El Barón de Haussmann y la reconstrucción de París

https://www.youtube.com/watch?v=tepyNZACbVU

ARQUITECTURA DEL SIGLO XIX

https://www.youtube.com/watch?v=bTS3QMQFjTA

LA BELLEZA DEL DESASTRE - THEODORE GERICAULT

https://www.youtube.com/watch?v=bTS3QMQFjTA

EL ENTIERRO EN ORNANS - GUSTAVE COURBET

https://www.youtube.com/watch?v=2RMxt1ph904

EUGENE DELACROIX Y LA PINTURA ROMÁNTICA

https://www.youtube.com/watch?v=CpfeWjEVBNI

LOS GENIOS DE LA PINTURA: GOYA

https://www.youtube.com/watch?v=wbxunvJR-wI

GOYA: las etapas de su obra pictórica

https://es.slideshare.net/ferro21/goya2017

ARQUITECTURA DEL SIGLO XIX: Historicisimos, eclecticisimos y arquitectura del hierro y el cristal

http://es.slideshare.net/ferro21/arq-s-xix-historicismos-eclecticismo-y-arqu-del-hierro-y-el-cristal

LA PINTURA ROMÁNTICA Y REALISTA - IAVA 2017

http://es.slideshare.net/ferro21/la-pintura-romntica-y-realista-2016

jueves, 6 de abril de 2017

PRIMER TRABAJO PARCIAL DE HISTORIA DEL TEATRO III - TEATRO Y RITUALIDAD

TEATRO Y RITUALIDAD EN LA AMÉRICA PRECOLOMBINA


“Las fastuosas ceremonias de los sacrificios rituales entre los mayas y los aztecas en los que se ofrendaban víctimas humanas para preservar la luz y la vida que brindaba el tenue dios sol de la quinta era, los numerosos rituales orgiásticos y de invocación para las prácticas agrícolas y las representaciones burlescas destinadas a la diversión; al igual que el notable desarrollo de la poesía dramática, son ejemplos de las múltiples manifestaciones colectivas que servirán de base para la formación del teatro precolombino. 
Cualquier aproximación que se intente respecto de los diferentes géneros literarios en la América precolombina, debe tener en cuenta la especificidad misma del concepto de literatura en unas sociedades que no conocieron la escritura fonética sino la pictográfica y en las que el legado artístico literario consignado en los códices o libros pintados fue destruido casi en su totalidad.
Si hay algo que defina plenamente a los pueblos precolombinos es su gusto por el rito y la ceremonia, su sentido de lo religioso, su índole mística. Conforme lo relataron de manera unánime los cronistas, las culturas más desarrolladas delos aztecas, mayas e incas, expresaban en sus fastuosas y complicadas ceremonias a los dioses, a los gobernantes y a los héroes legendarios, unas visiones del mundo y del hombre en donde se fusionaban el mito y la historia, el mundo real y el de los sueños, la cotidianidad y la fantasía. Los actos más elementales y los más trascendentales, estaban acompañados de una ritualidad que les confería sentido más allá de su manifestación como hecho concreto, de modo tal que el nacimiento, la adolescencia, la iniciación sexual, la unión de parejas, la muerte y todos aquellos actos marcadores de cambios fundamentales en los seres estaban provistos de una ritualidad especial, en donde participaba la comunidad; lo mismo respecto de las labores grupales, como la preparación de la tierra para la siembra y la recolección de las cosechas, la celebración de las fiestas propias de comunidades politeístas; y de manera especial, la invocación de la guerra y los actos sacrificiales a los dioses.
El baile, la música y la danza que acompañan siempre a las creaciones poéticas líricas, épicas o dramáticas, es una muestra de esa necesidad ancestral de conferirle a la palabra una ritualidad permanente, de acompañar al canto con la bella sonoridad de los instrumentos musicales y la plasticidad de la expresión pantomímica.
Teatro precolombino: el ritual y la ceremonia - Ciencias Humanas Revista No. 17 César Valencia Solanilla

A partir de la lectura del texto precedente, de lo trabajado en clase,  y de la obra del dramaturgo argentino José Luis Arce LA NIÑA QUE MORÍA A CADA RATO, realizar un trabajo teórico – práctico de una duración aproximada de 10 minutos, en el que se analicen, recreen y reinterpreten las principales características del Teatro Precolombino.
El trabajo práctico deberá estar acompañado de una justificación teórica en la que se resuman las principales características de dicho formato teatral (Precolombino), así como las motivaciones e interpretaciones generadas a partir de la lectura del texto teatral propuesto.
FECHA DE LA MUESTRA Y ENTREGA DEL TRABAJO TEÓRICO: JUEVES 4 DE MAYO – SIN PRÓRROGAS.
EL TRABAJO TEÓRICO DEBERÁ SER PRESENTADO EN FORMATO ESCRITO, EN HOJA A4, CUERPO ARIAL 12, INTERLINEADO 1,5, CON UNA EXTENSIÓN NO MENOR A LAS 5 CARILLAS.
EL ESPACIO EN EL QUE SE REALIZARÁ EL TRABAJO PRÁCTICO DEBERÁ SER COORDINADO CON LA SUFICIENTE ANTELACIÓN CON EL ENCARGADO DE LOS MISMOS, SR. ELBIO JARA, ASÍ COMO LAS NECESIDADES MÍNIMAS PARA LA PRESENTACIÓN DEL MISMO. NO SE PORDRÁ UTILIZAR NINGÚN ESPACIO QUE INTERRUMPA O ALTERE EL DICTADO DE CLASES EN CUALQUIER OTRO GRUPO DE LA ESCUELA.


lunes, 3 de abril de 2017

PRIMER TRABAJO PARCIAL - 6TOS AÑOS ARTE Y EXPRESION - IAVA 2017

La pintura de Francisco de Goya, LOS FUSILAMIENTOS DEL 3 DE MAYO DE 1808 (realizada en 1814) representa a los patriotas que en la mañana anterior habían luchado contra las tropas francesas en Madrid, y que ahora enfrentan aquí, sin salvación ni ayuda, al pelotón de ejecución, formado por soldados franceses. Esta obra de tema histórico donde no hay héroes, sino que se plasma el sufrimiento de las víctimas, y en las cuales Goya preconiza la estética del Romanticismo. 
La obra ha sido considerada como uno de los más grandes alegatos en contra de las guerras.



A partir de la respuesta a las preguntas que se presentan más abajo, y del análisis de la pintura de Goya, LOS FUSILAMIENTOS DEL 3 DE MAYO DE 1808, se plantea la realización de una perfomance colectiva, la que deberá estar plasmada en una fotografía en la que se reinterprete dicha obra de arte.

 La obra a representar deberá rescatar el espíritu de la pintura romántica de la 1ra mitad del siglo XIX, en la visión de un grupo de estudiantes uruguayos en el siglo XXI.

* El trabajo a presentar deberá contar de las siguientes partes:
                                                                              
a)   Fotografía a color impresa a tamaño 20 x 30 cms.
b)   Carpeta con trabajo teórico donde se respondan las preguntas formuladas, y se realice una interpretación vinculante entre el personaje de la Criatura en la novela Frankenstein; el historia narrada por Goya en su cuadro; el espíritu romántico; y la situación de las poblaciones civiles con han sido y siguen siendo afectadas por las guerras.
c)   Bitácora de trabajo, realizada a partir de fotografías, videos y/o anotaciones de cómo se produjo el proceso del trabajo.


- EL TRABAJO SE REALIZARÁ DE MANERA GRUPAL, PROCURANDO QUE TODOS LOS INTEGRANTES DEL EQUIPO TRABAJEN DE MANERA EQUITATIVA Y COMPLEMENTARIA AL TRABAJO DE LOS DEMAS.
- LA ENTREGA SE REALIZARÁ EL MARTES 2 DE MAYO, SIN PRÓRROGAS.
- LA CALIFICACIÓN SERÁ IGUAL PARA TODOS LOS INTEGRANTES DEL EQUIPO.







PREGUNTAS

1)   ¿Cuáles son los principios más representativos del movimiento cultural y literario conocido con el nombre de Romanticismo? Busca información sobre él y escribe algunas de sus características.

2)   En la novela Frankenstein, el ambiente en el que se produce el “nacimiento” de la criatura es típicamente romántico. Descríbelo.

3)   En el capítulo 3 se utiliza la palabra quimera. Explica qué quiere decir y escribe que aspiraciones “quiméricas” tendrían los patriotas españoles que están siendo fusilados en el cuadro. Busca información sobre la invasión napoleónica a España.

4)   En el capítulo 7 también podemos apreciar cómo para la sensibilidad de los escritores románticos, el paisaje se adapta a los sentimientos de los personajes. ¿Puedes explicar dónde y por qué?

5)   En el capítulo 11 la “criatura” comprende por qué es rechazado por los seres humanos. ¿Cómo lo hace? ¿Cómo lo podríamos relacionar con el rechazo que los patriotas españoles sentían por las tropas napoléonicas?

DEFINICIÓN DE PERFORMANCE: Espectáculo de carácter vanguardista en el que se combinan elementos de artes y campos diversos, como la música, la danza, el teatro y las artes plásticas.
"las fotografías, videos, manifiestos, etc., permitieron perdurar a los artistas del performance"

Sugerencias webgráficas:



lunes, 20 de marzo de 2017

LAS BACANTES - pautas del trabajo y textos de Las Bacantes

LAS BACANTES de Eurípides - HISTORIA DEL TEATRO I

ESTRUCTURA DEL TRABAJO:


1) Se formarán 4 grupos integrados por estudiantes de Actuación y de Diseño Teatral.
2) Cada grupo deberá presentar un trabajo teórico – práctico, en el cual a partir de la selección de un fragmento del texto propuesto.
3) En la parte práctica se realizará una puesta en escena de 10 minutos en la que deberán aparecer aspectos representativos de la tragedia griega.
4) En la parte teórica se deberá vincular el trabajo realizado con aspectos de los orígenes del teatro, justificando el fragmento elegido, así como los elementos escénicos utilizados.
5) Se deberá una semana antes de la presentación los siguientes datos: nombre del referente de cada grupo, espacio en el que realizara, necesidades técnicas mínimas que la Escuela pueda proporcionar los que deberán ser devuelto en iguales condiciones una vez terminada la muestra, (No se podrán utilizar elementos técnicos que no se hayan trabajado previamente en clases de Diseño, como tampoco utilizar fuego), así como el orden en el que se mostrarán los trabajos.
6) Se deberá acordar con el encargado de los espacios, Elbio Jara, la disponibilidad de los mismos en el horario de los lunes entre las 12 y las 14 horas.  Recordar que en ese horario hay clases en otros espacios de la Escuela.
7) FECHA DE PRESENTACIÓN DE AMBOS TRABAJOS: Lunes 8 de mayo SIN PRÓRROGAS


Las Bacantes

Personajes: Agave, Ino, Sémele, Autónea, coro de Bacantes, Cadmo, Penteo, Tiresias, Dionisos-Lykas, Antino, soldados y sátiros.
Versión a partir de la obra de Eurípides
Escena I.  LA TIERRA ASOLADA
Ruinas de la Ciudad. Luz tenue sobre las figuras de piedra. En el piso inferior distintas figuras caminan, se arrastran lentamente, abandonando la ciudad, como en un éxodo sinfín. En el escenario, al centro (delante) Ágave, Cadmo y Tiresias. Ágave en el suelo. A su lado, Cadmo. Al otro lado, el adivino Tiresias. un Árbol seco. Piedras y madera quemada. Poco a poco, comienza a asomar el Coro de bacantes. (Ménades, sátiros, como  figuras detenidas en el tiempo).
Grito (mudo) de Ágave. (pausa) Comienzan a oirse golpes de madera y piedras, y de metales que chocan entre si, dando idea de caos, de guerra.
Ágave: ¡Odio la guerra! ¡En esta tierra dura y áspera he visto crecer los naranjos.
Pero la guerra se llevó los hombres y los hijos al mar.
Sonido (tema del destierro). Movimientos lentos. Las figuras van cobrando vida, saliendo de la piedra. Acciones simultáneas: evocan la vida en la Ciudad, anterior al destierro. Sobre el sonido y las acciones comienza el texto de Ágave.
Ágave: (Con las manos en la tierra.)
Hubo un tiempo en que esta tierra florecía
y las llanuras eran verdes.
Bajaba el río de la montaña.
Mis hermanas y yo buscábamos el rastro...
(Coro: imagen de las hermanas)
para bañarnos desnudas y cubrirnos el cuerpo
con guirnaldas de flores.
Era una buena tierra.
Corríamos toda la llanura y sembrábamos árboles.
Sembrar. Sembrar...
(Coro: acciones de la siembra.)
Coro: Corríamos toda la llanura y sembrábamos árboles. ¡Sembrar, sembrar, sembrar..
Ágave: Brillaba el sol en las montañas y mi padre
cuidaba los caballos.
Mi hijo creció para montarlos.
Coro de mujeres:. Canción de las nanas.
(Como un lamento.)
¡Mi hijo era hermoso!
¡Ay de los bosques talados y la madera verde,
olorosa del trigo y de la vid!

Cadmo: (Sobre el sonido y acciones del Coro.)
Hija, triste es la vida en la vejez.
Y cuando ya pensaba descansar en mis huertos,
dejar la tierra que te vio nacer.
Hundidos los ojos y la memoria vaga
andar errantes por el mundo,                
como si nunca hubiera hecho yo esta casa,
construido la Ciudad,
y sembrado mis manos en la tierra.
Sería mejor volver atrás, incendiar nuestros cuerpos
en la hoguera, servir de alimento a las llamas,
piedra y ceniza sobre los viejos muros,
que el destierro de un anciano.
¿A dónde irás, con las piernas quebradas
y las manos manchadas de sangre?
Coro de mujeres y soldados: sonido del viento. (Son las palabras traídas por el viento. Caminan hacia atrás, lentamente.)
Ágave: (Sobre el sonido del viento.)
¿Qué es ese ruido? ¿Qué hace el viento?
(A Tiresias.) ¡No ves nada! ¡No sabes nada!
¡Saldré como estoy de la Ciudad, el vientre seco
y las manos manchadas!
Tiresias: (Los ojos vacíos. Con su bastón.)
Yo, Tiresias, ciego con arrugados senos de mujer,
también aguardaba al esperado huésped.
Yo que estuve sentado bajo el muro
y anduve entre los muertos,
¡percibí la escena y dije el resto...!

Escena II.  LAS HILANDERAS 
Acción retrospectiva. Las mujeres de la Ciudad cantan mientras trabajan en el telar. Comienza la historia que provocó la ruina y destrucción de la Ciudad.
Mujer 1: (A las otras.) ¡Ino, Autonea! Dejemos el telar... ¡Vayamos al monte!
Risas del Coro de mujeres.
Mujer 1: ¿Quién queda en la casa?
Mujer 2: Ni hombre...
Mujer 3: Ni animal...
Mujer 4: ¡Ni hijos que cuidar!
Mujer 1: ¿Dónde están nuestros hombres?
 Silencio.
Mujer 5: La tierra está seca.
Mujer 1: ¡La tierra está muerta! (Tira los hilos.)
¿Quién secó las semillas?
¿Quién olvidó los campos y las siembras?
Mujer 2: (Tira los hilos.) ¿Quién secó los naranjos?
Mujer 3: ¿El trigo?
Mujer 4: ¿Los viñedos?
Mujer 1: ¿Quién me ha dejado seco el vientre?
Tiran los hilos con violencia. Tienen piedras en las manos, las bocas y los vientres. Acciones y sonidos de las piedras (in crescendo). Sobre el sonido:
Coro de mujeres: ¡Penteo fue!
Plano 1: acciones simultáneas, vertiginosas. Mujer 2 llora piedras. Mujer 3 vomita las piedras. Mujer 4 grita y pare piedras. Mujer 1 escarba entre las piedras.
Mujer 1: ¡Si hubiera agua y no roca...!
Mujer 2:¡Un manantial!
Mujer 3:¡Una semilla!
Mujer 4: ¡Una semilla de la vid!
Mujer 5:¡Una sola semilla que cayera en la tierra!
Mujer 6: ¡Poblaría los bosques y los surcos! 
Rodean el Árbol. Risas enloquecidas del Coro de mujeres. Se oscurece la escena. Sonidos de las acciones en el monte. Encienden velas. Acarician, huelen, saborean el Árbol seco. Los cuerpos junto al Árbol. (Ritual de fertilidad: invocación de Dionisio.) Sobre el sonido y las risas:  
Mujer 1:¡Sembrar!
Coro de mujeres: ¡Sembrar! 
Abren el círculo. Danzan frenéticamente alrededor del Árbol. Gritos, risas, movimientos convulsivos. Acciones de posesión. (El dios invocado entra a los cuerpos: ritual dionisíaco.) Caen al suelo. Desde la posesión (como evocación de Penteo, ya en delirio, creciente): 
Mujer 2: Siembra odio y rencor...
Mujer 3: Siembra guerra y dolor...
Mujer 1: Siembra nuestros hijos...
Coro de mujeres: (Con las cabezas hundidas en el suelo.) ¡En el mar! 
Música del Pastor. Las mujeres (en plano 1) levantan lentamente las cabezas. Visualizan la figura. 


Escena III. DIONISIO O EL PASTOR
Acciones en dos planos: mientras Lykas desciende la montaña, las mujeres visualizan a Dionisio, dios de la fertilidad invocado por el rito.
Mujer 1:¿Qué luz es esa?
Mujer 2: ¿Qué luz dentro de la tierra reverbera...?
Mujer 3: (Evocando la historia de Dionisio.) Un rayo le dio vida...
Mujer 4: (Recordando.)...en el vientre de la madre...
Mujer 5: ...un hijo lo engendró...
Mujer 1: ¿Quién es?
Mujer 6: ¿Quién es?
Coro de mujeres: ¿Quién es? ¿Quién es?
Imagen de Dionisio: figura del Pastor.
Mujer 1: Oigo la música de los bosques...
Mujer 2: Veo la figura...
Mujer 3: Los blondos rizos...
Mujer 4: Los brazos adornados...
Mujer 5: El tirso...
Mujer 6: ¡...y el laurel!
Risas de las mujeres. 
Mujer 1: ¡Dancemos, hermanas! 
Canto de alabanza a Dionisio en la figura del Pastor. Lo cercan con los hilos y las lanas hechos con sus manos. Lo visten y lo adornan con los atributos del dios. El Pastor danza con las mujeres alrededor del Árbol. (Juego o representación del culto en las tradiciones populares: Misterios dionisíacos–celebración.) Sobre el canto y las acciones:
Mujer 2: ¡Ponte los broches y la túnica!
Mujer 3: También las sandalias...
Mujer 4: Las cintas en las piernas...
Mujer 5: ¡y la banda en el pecho!
Mujer 1: ¡Desliza tus cabellos en el agua!
Mientras lo visten y adornan, el Pastor incorpora la figura de Dionisio (o el dios se posesiona del cuerpo del Pastor). Dionisio o el Pastor cuenta su historia: una versión del mito. Sobre el texto, acciones simultáneas–contrapunto.
Dionisio: (Sobre el árbol. Juegos de representación del mito.)
A esta tierra he venido yo, Dionisio...
(Risas de las mujeres.)
...hijo de Sémele,
que me dio a luz por un rayo del cielo.
Aquí está este palacio,
y aquí también la tumba de mi madre.
(Imagen del sepulcro de Sémele.)
Estas son las ruinas de lo que fue su casa.
Alabo a Cadmo que le hizo un santuario
en este lugar.
(Figura de los viajes, las regiones–contrapunto.)
Atravesé los campos de Lidia, preciosos por su oro.
La Arabia entera, y el Asia, junto al mar salado.
Ciudades populosas y fértiles donde la leche y la miel
¡fluyen como el agua!
Entran los sátiros. Son pastores adornados con los atributos del culto: agua, frutas, hojas de hiedra. Estalla el júbilo. Risas y juegos de las mujeres con los sátiros. Figuras: bacantes y sátiros. Beben el vino y devoran los frutos. (El Árbol como un falo. El culto fálico: los milagros de Dionisio. La fiesta del vino: iniciación de las mujeres.)
Mujer 1: (Junto el Árbol.) ¡De la tierra está manando leche!
Mujer 2: ¡De la tierra está manando miel!
Coro de mujeres: ¡De la tierra está manando vino!
Cantan y danzan a los milagros de Dionisio. El dios ha transformado la tierra árida y seca. El Árbol reverdece, la tierra da frutos. 
Dionisio: (Al centro del Coro de bacantes y sátiros.)
Yo con mis vides he enriquecido las ciudades.
En todas ellas queda mi culto bien fundado
y celebran mis fiestas con gran regocijo,
cubiertos los cuerpos con pieles de ciervo,
en las manos el tirso, y la cabeza ceñida
con hojas de hiedra.
Coro de bacantes: (Con hojas y frutos.)
Vengo de lejos,
sufro por Bromio,
¡Pero es tan dulce
sufrir por él...!
Dionisio: (Al centro, narración de la historia.)
Envidiosas las hermanas de mi madre
negaron que yo fuera hijo de un dios.
Bacante 1: Cuando en otro tiempo lo llevaba en su vientre...
Bacante 2: un día al sentir los dolores del parto...
Bacante 3: cayó un rayo de Zeus.
Sonido de gong. Todas gritan.
Dionisio: Es un hombre, decían,
y fue Cadmo quien inventó la fábula.
Mujer 4: Zeus Crónida lo abrigó en su muslo.
Mujer 5: Con broches de oro lo ocultó.
Mujer 6: Las moiras le pusieron guirnaldas.
Dionisio: ¡Ahora esta Ciudad debe reconocer mi nombre,
debe venerar y celebrar mis Misterios!
Bacante 1: ¡Corónate de hiedra!
Bacante 2: ¡Adórnate de encina!
Dionisio: (Colérico.)
¡Vengo en defensa de mi madre Sémele!
(Las bacantes se miran aterradas.)
Un dios me engendró, pero vengo como humano
para vencer a mi enemigo, ¡Penteo, el hijo de Ágave!

Coro de bacantes: (Voces alternas, desde el terror.)
¡El hijo de Ágave! ¡El hijo de Ágave!

Dionisio: ¿No fue ella quien engañó a mi madre,
culpando al dios de su temprana muerte?
Bacante 3: Tiemblan mis piernas...
Bacante 4: Una ola de fuego sube por mi cuerpo...
Bacante 5: Mis sienes laten...
Bacante 6: ¡Mi corazón se detiene!
Dionisio: Ahora Penteo rehúsa mi culto.
Me niega las sagradas libaciones
y no permite mis cantos y alabanzas.
(En postura del guerrero.)
¡Voy a probarle a todos los habitantes de esta tierra
que soy dios!
Hechizo de Dionisio. Ágave se despierta. La escena es como un sueño, las bacantes danzan con los sátiros. Dionisio frente a Ágave. La atrae con el espejo. Sonido de cristales. Ágave en el centro. (Es un espejismo o un sueño que representa la balada del Pastor.) 



Escena IV. EL ESPEJO DE ÁGAVE
Luz en el centro. Plano 1: en lugar de Dionisio está Sémele. Dos figuras: Ágave y Sémele. (Es la historia de las hermanas: el origen del mito.) Acción de tejer de ambas hermanas
Ágave: (En sombra, alucina el rostro de Sémele.)
No es mi rostro
sino los blondos cabellos de Sémele
dorados como el trigo.
No soy yo, es ella que viene
y está en mí.
(Narra la historia.)
No era bella como Sémele
pero amaba mi tierra
sobre todas las cosas.
(Imagen del Pastor.)
Un día vi al Pastor bajando la montaña.
Olía a tierra y agua,
a bosque y a fruta.
Acciones del Pastor bajando la montaña.
Ágave y Sémele: (Sobre las acciones.)
En esta tierra en que no hay hombres
sino cascos,
ni manos sino espadas,
ni aliento sino órdenes,
él me pareció el más hermoso,
el más bello don sobre la tierra.
Voz de Lykas. El Pastor las llama desde la montaña.
Lykas: ¡Muchachas!
(Risas de Ágave y Sémele.)
¡Muchachas! ¿Qué tienen en las manos?

Ágave: (Sobre las manos de Sémele.)
Duro es el oficio del telar.
Y yo me escapaba a la montaña
buscando leche y miel,
buscando como un perro el rastro de agua
y el olor de las frutas...
Plano 2: evocación en la montaña.
Sémele: (Llamando a las hermanas. Sonido de campanas.)
¡Vengan, iremos por los campos!
Ágave: ¡Comeremos miel en las colmenas!
Sémele: Iremos a ver a Lykas...
Ágave: que guarda los rebaños de su padre.
Sémele: Él nos dará leche...
Ino y Autonea: (Junto al árbol.) ¡Y frutas!
Voces del Coro. Cantan al Pastor bajando la montaña. Sonido de campanas. Ino y Autonea amarran a Lykas. Lo acarician, casi lo desnudan.
Ágave: ¡Ino, Autonea, regresen al telar!
Sonidos de agua. encuentro de Lykas y Sémele. Juegos de amor.
Ágave: (Narra sobre las acciones.) Pero Sémele fue más ágil que yo. (Rodeando la figura.) Acostados en la hierba descubrí sus brazos y sus piernas... su cabeza sobre el cuerpo de mi hermana.
Sonido vertiginoso de campanas. Todos corren.
Ágave: ¡Ino, Autonea, pongamos la trampa! ¡Cazaremos la fiera!
Música de la trampa. Sonidos violentos. Gritos de Sémele. Las hermanas apresan a Sémele. Acusaciones, gritos. (Acciones–texto fragmentado.)
Ino: ¿Dónde has estado?
Autonea: Tienes las mejillas pálidas y los ojos brillantes...
Sémele: Es el cansancio del camino.
Autonea: Tus cabellos están húmedos y revueltos...
Sémele: El calor y el viento me despeinaron.
Ino: Han desatado tu cinturón...
Sémele: ¡Fue la tormenta!
El Coro canta la muerte de Sémele. Acciones simultáneas. Imagen del descuartizamiento de Sémele embarazada del Pastor. Las manos de Ágave arrancan las entrañas de Sémele. Manos manchadas de sangre. Figura: nacimiento del niño. Sobre la imagen: figura de Dionisio.
Ágave: (Narrando.)
El rayo alumbró las piernas destrozadas. (Risa / llanto.)
¡Pobre niño envuelto en la sangre de su madre!
 Llanto de las mujeres. (Contrapunto–texto fragmentado.)
Ágave: (Con el cuerpo del niño en las manos.)
¡Silencio! ¡Silencio sobre las cenizas de Sémele!
(Imagen de Dionisio en plano 3. Sobre la imagen:)
El niño ha crecido con las moiras... (Lo huele.)
y tiene el mismo olor a tierra y agua.
¡Dicen que fue un dios...!
Una mujer del coro le ofrece una vasija de agua.


Ágave:
¿Qué Dios desnudaría a mi hermana en la montaña?
(Se lava las manos.)
¿Cuál lavaría su cabello en el río?
Se iluminan las figuras de Cadmo y Tiresias.
Ágave:
(A Cadmo. Fin de la evocación: la acción sale del relato.)
Padre, tú que inventaste la leyenda,
¿no te avergüenzas ya de viejo
o es que quieres ocultar lo que todas las mujeres saben?
Sobre la imagen de la muerte de Sémele. (El Coro en la escalinata. Imagen fija. Rostros contraídos–máscaras del Coro). Cadmo y Tiresias inician el diálogo Toma primer plano la otra versión de la historia.  

Escena V.  CADMO Y TIRESIAS
Cadmo: (Máscara del viejo rey.) Has de saber que en ese tiempo el dios sedujo a mi hija, se acostó con ella y nació un niño...
Tiresias: (Máscara del adivino ciego.) Conozco la historia.
Cadmo: Hace mucho que eres ciego. ¿Qué ojos te sirven para ver el pasado?
Sonido de tambores. Luz sobre el Coro en plano 2 (escalinatas, voces, textos fragmentados).
Tiresias: ¡Es el viento! Esta Ciudad tiene sus muros... (Voces.) pero el Viento del camino trajo las palabras...
 Cadmo: (Aterrado.) ¿Qué dicen?
Tiresias: (Sobre las voces y sonidos del Coro..) Que tu casa está maldita... ¿Qué puede nacer de los dientes del Dragón?
Voces del Coro. Contrapunto. Figura de los ancianos con bastones. (Atributos: el bastón del poder y el de la adivinación. Temblores en las manos. Modelo: juego de bastones.) Sobre las acciones:
 Cadmo: Yo era joven. Fue mi misión fundar esta Ciudad.
Tiresias: ¡Sobre la sangre!
Cadmo: ¿Y qué otro líquido podía fluir en el desierto para amasar la tierra?
Tiresias: (Con el bastón, trazando figuras en la arena.) Un hilo de sangre va corriendo desde la primera piedra hasta tus hijos y tus nietos... Y los hijos de tus nietos.
Cadmo: Fue una bella Ciudad. Allí donde sembré los dientes de la fiera, nació un río.
Tiresias: En ese mismo río, alguien te hizo un nieto.
Cadmo: No lo conozco. No lo vi nunca. Mis hijas se lo dieron a cuidar a las moiras. Creció en el bosque y según dicen...
Tiresias: Es su culto lo que quiere imponer en la Ciudad.
Cadmo: No yo, sino Penteo lo rechaza. Hace tiempo las mujeres lo buscan. Por eso te he mandado a llamar. Pero no es el pasado lo que quiero saber, sino el futuro de esta Ciudad que fundé.
Figura de los viejos: el adivino y el rey. Sobre las acciones:
Tiresias: Cadmo el fundador ya es un anciano. Tiene los ojos hundidos y las manos temblorosas. Sus piernas que fueron tan ágiles, ya no pueden danzar...
Cadmo: Pero danzaré con el dios, si eso salva esta tierra y a mi descendencia.
Cantos del Coro): evocación y alabanza de los Misterios de Dionisio. Cadmo y Tiresias: juego con los bastones.
Cadmo: (En secreto.) ¿Cuándo llegará? ¿Yo podré verlo?
Tiresias: (Sobre los cantos, en complicidad con el Coro.) Las mujeres lo invocaron.
Coro: ¡Evohé! ¡Evohé! Del suelo mana vino, mana leche, mana miel! ¡Dulce es dionisio, huele a pino y a incienso sirio! ¡Evohé! ¡Evohé! ¡Evohé!
Risas del Coro.
Cadmo: (Las siente.) ¡Mujeres, mujeres! Están por todas partes. Abandonan sus casas y se van a la montaña. (En secreto.) Dicen que a hacer los ritos sagrados.
Tiresias: (Figura con el bastón.) ¡Viejos ritos!
Cadmo: Le he levantado a mi hija un santuario en el lugar donde murió.
Tiresias: (Rompe la figura. Golpea con el suyo el bastón de Cadmo.) ¡Tus hijas engañaron a Semele! ¡Fue una trampa!
Enfrentamiento con los bastones. Cadmo derriba a Tiresias.  El Coro se levanta. Miran a Cadmo.
Cadmo: ¡Me culpan de haber inventado la leyenda! ¡Pero fue el dios mismo en la imagen de un Pastor! (Aterrado.) ¿Qué quiere? ¿Viene por el poder, en contra de Penteo?
Tiresias: (Desde el suelo.) Hay otras formas de poder. ¿Qué son para Dionisio estas murallas? No le interesa el poder, sino las alabanzas y las ceremonias secretas de su culto.
Cadmo: (Se inclina. Junto a Tiresias.) ¿Cómo lo reconoceré?
Tiresias: (Misterioso.) Aquel de blondos rizos y delicadas formas que hará danzar a Penteo.
Sonidos de panderetas, címbalos y flautas. Va entrando el Coro de bacantes y sátiros con todos los atributos del culto de Dionisio. Acciones simultáneas. Sobre el sonido y las acciones:
Cadmo: (Riéndose.) ¡Oh, no, Penteo no danzará! Odia a las mujeres que se van a la montaña y sólo tiene ojos para los soldados... (Risas de las mujeres del Coro.) y oídos para los cantos de guerra.
Ágave se despierta. Imagen de Ágave y Dionisio. (Ágave entrando en el espejo-hechizo de Dionisio: modelo de las acciones.)
Tiresias: ¡Ahí está la clave...! Es hora de que esta Ciudad empuñe los tirsos y corone su cabeza con hojas de hiedra!
El Coro de bacantes rodea a los ancianos. Danza del Coro. Dionisio y Ágave en el centro (la pandereta es el espejo). Modelo de movimiento: danza de Ágave frente al espejo. Acciones simultáneas.
Ágave: (Entrando en el delirio.)
Tiemblan mis manos...
Haces mover mis piernas...
¡Y alteras mi corazón!
Dionisio: (En el oído de Ágave.) ¡Evohé!
Ágave y el Coro de bacantes: ¡Evohé!
Entran los soldados. La escena se oscurece. Sonidos metálicos. Las escaleras laterales forman el trono de Penteo.

Escena VI. PENTEO Y LOS SOLDADOS 
Luz sobre las escaleras. Discurso de Penteo a la Ciudad. Penteo con la máscara de hierro. Acciones de los soldados con espadas. Dionisio como soldado le sirve el vino a Penteo. Acciones simultáneas.
Penteo: (Con la copa.)
¡Ciudadanos! Ausente estaba
y supe que en esta Ciudad
habían ocurrido extraños males...!
(Los soldados cruzan las espadas.)
Dicen que las mujeres abandonaron sus casas
¡por engañosas bacanales...!
Que andan errantes por los montes
adorando con sus danzas... a Dionisio.
(Danza de las espadas.)
¡Soldados! ¿Es cierto que ha llegado a la Ciudad
un farsante extranjero, cierto encantador
de blondos rizos y agraciados ojos
que no las deja ni de día ni de noche?
Figura de los soldados sobre las escaleras.
Soldado 1 (Antino):
Señor, un mensajero lo ha visto en otras tierras.
Tiene guirnaldas por todo el cuerpo
y a su paso, enriquece las ciudades.
Penteo sigue bebiendo.
Soldado 2: Las mujeres abandonan el telar
¡y danzan noche y día
a la luz de las antorchas!

Soldado 3 (Dionisio):
¡Lo llaman Bromio en los cantos secretos!

Penteo: (Ya embriagado por el vino.)
¡Bromio! (Se ríe como un loco.) ¡Bromio!
¡Pues brindo por Bromio...!
Coro de soldados: ¡Brindemos por Bromio!
Penteo: (Se quita la máscara de hierro.)
¡El impostor!

Risas de Penteo y los soldados. Sonidos de tambores y cantos de guerra. Entra el Coro de bacantes. Es (o no es) una alucinación de Penteo. En el centro Tiresias. Se inclina ante el trono. Coro de bacantes a los lados.

Penteo: (Desde el trono, a los soldados.)
¿Pero no es ese el adivino Tiresias,
famoso en las ciudades por sus malos presagios?
(Risas. Penteo baja las escaleras.)
¡Ah, yo lo conozco bien!
Allí está, con la piel de ciervo en la espalda
¡y el tirso en la mano...!
¿No crees, Tiresias, que hay que matar
a ese farsante?

Tiresias: (Desde el suelo)
Rey Penteo, escucha mis palabras.
He venido a avisarte.
¡Grande será ese culto en toda la tierra!
Sonidos lejanos: canciones del culto.
Coro: ¡Evohé! ¡Evohé! Del suelo mana vino, mana leche, mana miel! ¡Dulce es dionisio, huele a pino y a incienso sirio! ¡Evohé! ¡Evohé! ¡Evohé!
Penteo: (Gritando.) ¡Ya! ¡Ya!
Tiresias: Él viene a difundirlo entre los hombres.
Es el divino néctar que libera del dolor
y de la amarga pena.
Bebido, entrega al sueño
y hace olvidar los infortunios.
Penteo le hace beber el vino. Risas de Penteo, las bacantes y soldados.
Tiresias: ¿Acaso no lo tomas tú cuando regresas,
cansado y abatido, de los campos de guerra?
Penteo bebe desaforadamente.
Imagen de Cadmo vestido con los atributos del culto.
Cadmo: ¡Hijo, aquí estoy!
Penteo: (A los soldados.)
¡Pero hay algo mucho más asombroso!
¡Aquí está el padre de mi madre que en su locura
se dispone a bailar con las ménades!
Risas de Penteo, soldados y bacantes.
Cadmo: ¡Hijo, no se oye nada!
Penteo: Abuelo, deja esa guirnalda, y arroja el tirso.
¡Cómo lo has embaucado, Tiresias!
(Baja del trono hasta Tiresias. Le quita el bastón y lo amenaza. A Tiresias.)
¿Y piensas que vas a ser más sabio,
y más rico, por enseñarlo a mover las piernas?
Viejo eres, y por eso te perdono. De no serlo,
¡ya estarías con los esclavos en prisión!
Movimientos de los soldados con las espadas.
Tiresias: Rey Penteo, ten presente lo que digo.
No es el mando el que hace grandes a los hombres.
Recibe al dios que llega, hónralo en sus fiestas,
¡y corona tu cabeza con guirnaldas!

Penteo: (A los soldados, riéndose.)
¡Este viejo es un sátiro!

Tiresias: (Acercándose a Penteo.)
¿Crees que es el Dios el que hace impúdicas
a las mujeres...?
Las bacantes se acercan. Movimientos sensuales. Rodean a Penteo y los soldados. Les hablan al oído. Se escuchan risas y silbidos de serpientes.
Tiresias: (Que nada ve.)
Pues no lo hace él. Cada uno por sí mismo
va a lo que le place...
Penteo acaricia a los soldados. Movimiento instintivo, como si fuera descubierto.
Tiresias: ¿Acaso no te gozas tú si vienen los extraños,
celebran tu Ciudad y alaban a Penteo?
Eso mismo será, y más,
¡cuando él traiga la prosperidad a esta tierra!

Penteo: (Sobre el trono.) ¡Ciudadanos!
¿Han visto lo que hace, en la cabeza de un anciano,
ese extranjero? ¡Bien se ve que eres ciego,
y sólo presagias desatinos!

Cadmo: (Por detrás de Penteo, en lo alto del trono.)
¡Hijo, hace tanto tiempo que fundé este reino
que ya no recuerdo cómo era mi rostro!
(Acaricia el rostro de Penteo. Lo besa.)
Rectas son las palabras de Tiresias y nunca
se ha equivocado en los presagios.
También fui joven, y padecí la soberbia de los hombres.
Sólo cuando pasan los años, duelen las culpas
y la memoria mata.
¡Ven, pliégate al culto que nos llega...
yo pondré en tu cabeza la guirnalda de hiedra!
(Se quita la guirnalda y la coloca en la cabeza de Penteo.)
¡Rinde tu homenaje, no sea que Dionisio
castigue nuestra estirpe!
Risas de las bacantes y los soldados. Penteo mira con horror a todas partes.
Penteo: (Enfurecido.)
¡Aparta esa guirnalda, más propia de mujeres
que de hombres...!
(Tira la guirnalda. Baja del trono. Se sujeta la cabeza con las manos. Está ebrio. Como si hablara a la ciudad, pero a sí mismo.)
¿No merece la muerte ese extranjero,
ese encantador que con sutiles mañas,
provoca el extravío de las mujeres
y el delirio de los ancianos...?

Tiresias: (Lo sujeta para que no caiga.)
¡Cuidado, rey, tiene tu misma sangre!

Cadmo: (Desde el trono.)
¡Y poderes que harían estremecer la tierra!

Penteo: (Apoyado en los soldados.)
¡Ja! (Se ríe como un loco.) ¡Quisiera verlo!
Seguramente no es más que ¡un pervertido, (Burla de Dionisio.)
danzando con traje de mujer!
(Trata de subir al trono.) ¡Yo lo encarcelaré!
(Sobre las acciones.)
Doblegaré su orgullo, cortaré sus blondos rizos
y descuartizaré su cuerpo para alimento de las fieras.
(Los soldados lo suben al trono.)
¡Ciudadanos, esta Ciudad tiene un orden!
Reparto las riquezas y traigo las naves cargadas
de olorosos perfumes y pieles que cubren a mis hombres.
¿No es acaso la guerra el mejor arte?
(Con desprecio, sobre Dionisio.)
¡Un pervertido tocando la flauta!

Tiresias: ¡Cadmo, marchemos! ¡Desgracia y pena
caerán sobre sus campos!
Cadmo: ¡Desgracia y pena caerán sobre mis campos!
Voces del Coro. Se descompone la figura del trono. La escena se oscurece.

Escena VII. LOS JUEGOS DEL GIMNASIO (o SUEÑO CON BROMIO)
Atmósfera de una pesadilla. Luz tenue. Voces de los soldados que llaman a Antino. Gradualmente se van descubriendo las figuras: cuerpos desnudos.
Soldado 1: ¡Antino!
Soldado 2: ¡Antino!
Penteo: ¡Antino!   
Música y movimientos de los juegos de lucha en el gimnasio. La luz refracta los cuerpos. Juegos de combate. Entra Penteo. Música festiva. Panderetas. Baila con los soldados. Sobre las acciones:
Penteo:¡Divinos consejeros!
Mi abuelo es un viejo senil.
El adivino Tiresias no es más que un ciego trasnochado.
Sospecho que ya ha tenido tratos con Dionisio...
¡quizás en la época en que fue una prostituta...!

(Juegos corporales.)

Bueno es para el hombre ejercitarse en el gimnasio.
Tomar las armas, y sólo en la juventud conocer los dulces
secretos del guerrero...

(Risas y acciones de los soldados.)

Alguna vez he disfrutado yo de mis hombres desnudos...
pero sólo son juegos para ejercitar los músculos...
Antino, por ejemplo, es un bello ejemplar de su raza.

(Imagen de la lucha en el gimnasio.)

Su cuerpo es bronce y miel. Su cabello, un delirio
de ensortijados rizos...
¡Pero pelea en la guerra como yo!

(Mira a todas partes.)

Y si alguna flecha me fuera destinada, ¡a él lo herirá!
Voces del Coro de bacantes con antorchas. Tiresias en el centro: lleva el fuego. Delante Ágave: dos cuchillos en las manos. Voces deformadas. Gritos, risas, campanadas: acciones simultáneas (fragmentadas, como una alucinación de Penteo). Sonido: ¡Bromio! ¡Bromio! ¡Bromio!
Ágave acaricia a Penteo. Lo cubre con una capa roja.
Voz de Dionisio: (Desde arriba.)
¡Me llaman Bromio,
en los cantos secretos!
Penteo: (Alucinado.) ¿Bromio?
Soldados: ¡Bromio! ¡Bromio! (Corren hacia atrás.)
Penteo: (Risa histérica.)
¿Venir a fundar aquí danzas de locura?
¡No lo permitiré... (Voces, sonidos sobre el texto.)
mientras yo reine!

Las bacantes rodean a Penteo). Frases, movimientos convulsivos. Arrastran la bañera. Lo agreden, lo arañan, lo muerden (acciones fragmentadas).

Penteo: ¡Soldados! ¡Arrojen las guirnaldas!
¡Quemen los bosques!
¡Encarcelen a las mujeres!
Los soldados apresan al Coro de bacantes. Luz sobre las escaleras laterales. Figuras difusas en el fondo.


Escena VIII. CÁRCEL DE MUJERES
Cadmo y Tiresias sobre las escaleras laterales.
Tiresias: (A Penteo.)
Hubo un tiempo en que la Ciudad te amaba.
Repartiste la tierra y los establos.

Cadmo: (A Penteo.)
Creciste entre las mujeres de los campos
y tu madre cantaba las glorias de tu padre.
Acepta a Bromio, hijo,
¿no ves a tu madre entre las prisioneras?
Rostros de las bacantes encarceladas. Rrostro de Ágave.
Coro de bacantes:
(Cantan. Contrapunto: voces alternas.)
Más vale trocar placer por dolores
que estar sin amores...

Voz e imagen de Ágave: (A Penteo.)
¿Por qué nos encarcelas?
¿Por qué nos pones cadenas en los pies?

Coro de bacantes: (Cantan.)
Vivir en olvido aquel no es vivir.
Mejor es sufrir placer por dolores
que vivir sin amores...

Imagen de Ágave:
Soy cautiva del dios, amante del dios,
le he dado mis ojos y mi cuerpo.

Coro de bacantes:
Soy cautiva del dios, amante del dios,
le he dado mis ojos y mi cuerpo...

Ágave: (Saliendo de la cárcel–acciones fragmentadas.)
Visto la piel del macho cabrío
y duermo a la orilla de los ríos.
Atravieso el fuego con mis manos.
Saboreo la tierra y unto mi cuerpo
con el jugo de la vid.

Penteo:
Sólo reconozco las virtudes de la guerra.
¡Y no veo a mi madre entre las prisioneras!
Los soldados lo visten. Sobre las acciones:
Cadmo: No respetas la tierra ni sus tradiciones.
Tiresias: ¡Verás esta Ciudad en ruinas
y tu gente de pueblo en pueblo
mendigando casa y labor!
Se oscurece la escena. Luz sobre el centro.
Penteo: (Repite obsesivo.)
¡Esta Ciudad tiene un orden!
Repartí la tierra y la riqueza
¡y no permitiré disturbios ni locuras!
Prohibiré los cantos y las danzas.
¡No quedará ni un bosque, ni un solo macho cabrío
para el sacrificio!
Entra Antino. Sonidos naturales (contraste).

Escena IX. DIONISIO Y PENTEO
Antino: Señor, cumplimos tu mandato.
A tu vista está el que deseabas
ver cautivo.
(Imagen de Dionisio. Lleva arco y flecha. Modelos: figuras del encuentro.)
Danzaba con las mujeres en el monte
y se portó la fiera con dulzura.
No hizo intento de huir.
Movimientos de Dionisio Figuras con el arco y la flecha. Máscara del Toro (detrás): imagen dual. Acciones simultáneas.
Penteo: (Extrañado.)
¿Quién eres?

Voces y rostros del Coro de bacantes:
He nacido en los bosques...
Y sufrido los dolores del parto.
Penteo: Tu voz viene de lejos...
Coro de bacantes: (Como lamento.)
¡Evohé...! ¡Evohé...! ¡Evohé...!
Penteo: ¿Qué nombre es ese?
Sonido vertiginoso. Danza de Dionisio y Penteo. Mutaciones. (Modelos: cazador, guerrero, cervatillo.) Juego de seducción: acciones fragmentadas.
Penteo: (Deslumbrado. Imitando las acciones.)
¿Por qué te presentas ante mí
como un ingenuo cervatillo
y ahora saludas con la postura
del guerrero?
Movimientos lentos, danzados: el espejo.
Penteo: (Divertido.)
¿De dónde vienes?
Dionisio: De todas partes. Esa es mi patria.
Penteo: (En el juego.)
¿Y qué es ese culto que traes
y quieres imponer en mi Ciudad?

Dionisio: Creo que lo conoces.
(Muestra la máscara del Toro.)
Dionisio, hijo de Zeus...
(Incorpora las acciones.)
me ha iniciado en él.

Penteo: ¡Zeus...! Un Zeus que engendra
nuevos dioses.

Dionisio: El mismo que en esta tierra
se unió a Sémele.
¿Qué más quieres saber?
(Lo toca. Lo acaricia. Risas de Penteo.)
Penteo: (Riendo sin parar.)
¿Y cómo vino a ti?
¿Lo viste... o lo soñaste?
(Figura de los dos cuerpos y máscara del Toro.)

Dionisio: (Desde la figura, acciones fragmentadas: acaricia la cabeza de Penteo.)
Me vio... lo vi... y me inició en sus Misterios.

Penteo: ¡Misterios!
¿Qué significan esos Misterios?

Dionisio: (Rompiendo la figura.)
¡Los Misterios divinos no son para profanos!
(Lo hace caer. Lo duerme sobre el trono.)
¡No lo ves porque eres ciego!

Música de fiesta. Voces del Coro. Panderetas. Dionisio en el centro con la máscara del Toro.

Escena X.  LA CORRIDA Y LA MUERTE
Coro de bacantes y sátiros. La fiesta del fuego. Canto y danza. (modelo: baile flamenco). Corrida de toros (en rojo y negro). Acciones simultáneas. Acciones (danzadas) del toreo. Cantos, palmadas, panderetas
Danza de Antino y el Toro: Antino cree vencer. El Toro (Dionisio) finge la muerte. (Juego de representación.) Cuando Antino saluda como vencedor, el Toro hunde los cuernos en el pecho del soldado. Gritos y júbilo de las mujeres. Ágave (en plano 2) con los cuchillos sobre el fuego.
Dionisio: (Con la espada de Antino, casi en secreto.)
¡Mujeres, escapen a los bosques!
Se oscurece la escena.: Penteo en el trono: la acción en el sueño. Voz de Antino.
Antino: ¡Rey Penteo!
Penteo se despierta. Antino habla con dificultad.
Antino: Vengo de las montañas... donde las cumbres están doradas por el sol. (Cae al suelo.)
Penteo: ¿Qué vienes a anunciarme?
Antino: (Narrando: contrapunto, texto y acciones fragmentados.) Pude ver tres coros. Uno lo guiaba Ino, el otro Autonea... y el tercero Ágave... tu madre. (Penteo lo sostiene. Dionisio rodea la escena con la espada. Traza la ruta, los caminos en la arena.) Rendidas por la larga travesía, formaron un lecho de hojas secas y todas exhaustas se durmieron.
Imagen de las bacantes, dormidas en el bosque junto a los soldados. Narración y visiones sucesivas de Antino y Penteo:
Antino: Mientras me alejaba, me perseguían sus horribles gritos...
Coro de bacantes con cuchillos en las manos. Voces y sonidos del Coro.
Antino: Caían a mi alrededor pedazos de carne ensangrentados...
Imagen del Coro. Sonido de cuchillos. Acciones.
Antino: Al detenerme para tomar aliento, miré al cielo y lo vi de un rojo púrpura... y a ellas volando como aves de rapiña.
Imagen de las bacantes: modelo: las harpías. Gritos.
Penteo: (Lo abraza.) Antino, hay que acabar con ellas. (Va hacia el trono.) ¡Tensa los arcos! ¡Prepara los carruajes!
Antino: Señor, tus soldados huyeron. Danzan con ellas y serán despedazados por sus garras... y devorados por sus bocas. (Cae junto al trono.) Y hay algo más. Cuando luchaba por salir del cerco... (Imagen de Dionisio que se acerca con la máscara del Toro.) un animal clavó sus cuernos en mi cuerpo...
Dionisio le  entrega la espada a Penteo. Es un hechizo.
Voz de Antino: (A Penteo.) Saca tu espada y húndela en mi pecho.
Penteo: (Levanta la espada sobre el cuerpo de Antino, contra el trono. Llorando.) ¡No puedo! ¡No puedo!
La mano de Dionisio sobre la mano de Penteo. Muerte de Antino. (Figura: Antino y Penteo: los guerreros.)
El Coro de bacantes se levanta
Penteo: (Se revuelca en la arena.)
¡Dionisio, o quien quiera que seas...
yo vengaré la muerte de Antino!
El Coro de bacantes carga sobre ellas el cuerpo de Antino  Sobre el sonido y la marcha  entra Dionisio en el carro tirado por los sátiros. Acciones simultáneas.

Escena XI.  EL ENGAÑO
Dionisio sobre el carro con todos sus atributos. Penteo en el suelo.
Penteo: (Con rabia.) ¿Qué haces aquí?
Dionisio: (Sonriendo, irónico.) ¡Penteo, refrena tu ira! Malo es para los hombres el poder. Provoca cosas... (Gesto con la mano frente al rostro de Penteo.) ¡Nubla el entendimiento!
Penteo: (Desquiciado.) Un mensajero vio a las mujeres en el monte. ¡Ha visto sangre saliendo de sus bocas!
Dionisio: (Burlándose, como un juego.) Ideas extrañas. Eran sólo mujeres entonando los himnos.
Las mujeres bajan la escalinata lentamente con antorchas. Son como espectros. (Acciones simultáneas.)
Penteo: Han matado a mis soldados. ¡Vuelan pedazos ensangrentados!
Dionisio: No sé cómo un rey puede tener visiones tan vivas. (En el juego.) Tus soldados se divierten en el monte... ¡Y tu palacio pudiera ser devorado por el fuego! ¡De la cabeza de las bacantes salen llamas! Yo te digo: no debes hacer esta guerra.
Penteo: ¡No eres más que un farsante! (Se levanta.) ¿Para qué quieres mi reino, si ya has conquistado tantas ciudades?
Dionisio: Tengo otras razones.
Se ilumina el Coro de bacantes Traen las ropas blancas para vestir a Penteo. Risa enloquecida de Penteo (como una visión: hechizo). Sobre la imagen:
Dionisio: Odias la debilidad y te gusta la fuerza... ¿De qué van a servirte los escudos aunque sean de bronce? (Se le acerca. En voz baja.) En cambio yo, sin armas, puedo traerte a las mujeres... ¡y una dulce venganza! 
Las bacantes ya cercanas a Penteo.
Penteo: (Maravillado. En el hechizo.) ¡No entiendo tus Misterios! (Risa enloquecida: principio del delirio, mutaciones.)
Dionisio: (En voz baja.) Volverán a sus casas después de la noche.
Penteo: (Desde la risa.) ¿Y qué hay en la noche?
Dionisio: (Más cerca.) La  celebración de los ritos. ¿No querías saber...?
Penteo: ¡Quiero ver cómo el vicio las agobia!
Dionisio: Puede ser peligroso. A no ser... (Extiende la mano a las bacantes.)
Penteo: ¡Habla!
Dionisio: ¡Que te vistas de lino!
Canto ritual de las bacantes con la ropa. Lo visten, lo adornan, lo maquillan (de espaldas al público). Penteo se vuelve. Está vestido de mujer. Gestos y voz femeninos. (Mutación: gestualidad ambigua, contradictoria: fuera de sí.)
Penteo: ¡No, como mujer no! ¡Me da vergüenza!
Dionisio: (Divertido.) Eres terco. Haces bien en ponerte el disfraz.
Penteo: Pero al ir por la Ciudad me verán los otros.
Dionisio: ¡Nadie te verá! Han ido a celebrar. Y como sabes, en las fiestas del dios todos están ebrios. (Lo sube en el carro.)
Penteo: (Gestos extraños, muecas.) Lo extraño es que ayer estaban en contra de los ritos...
Dionisio: (Figura de los dos en el carro.) Quizás no lo estaban. Te oían hablar... ¿pero cómo sabes tú lo que pensaban en la noche?
Penteo: ¡Iré contigo! ¡Y tal vez llegue a tiempo para salvar a mis hombres!
Dionisio:¡Nos uniremos al cortejo! ¡Nadie podrá reconocerte!
Música de fanfarria. Risas convulsivas de Penteo sobre el carruaje. Se ilumina plano 2 (escalinata): entra el cortejo.

Escena XII. LA FIESTA DIONISÍACA
Cadmo y Tiresias presiden el cortejo. Pelucas, sombrillas, abanicos. Trajes de fiesta. Plano 2: entra el Dragón chino manipulado por las bacantes y los sátiros (el Coro oculto bajo las telas del Dragón). Acciones simultáneas–contrapunto–textos fragmentados. La comparsa con la música bajando a plano 1. Sobre las acciones:
Voz de Dionisio: ¡Mujeres, este hombre ha caído en la trampa...! No ve la ruina de su palacio. ¡Soberbio es y bajará al Hades en traje de mujer! ¿No es dulce mi venganza? (Se coloca la máscara del Toro.)
Risa enloquecida de Penteo. Sonidos de fanfarria. La comparsa del Dragón avanza hacia el centro. Las sombrillas de Cadmo y Tiresias a los lados.
Penteo: (Desde el carro.) ¡Sí, dos soles estoy viendo, dos ciudades y miles de puertas! (A Dionisio, por la máscara del Toro.) ¡Ay, eres un toro!
Dionisio: (Diálogo cruzado: sobre la imagen del centro.) Y tú una doncella... ¡Y muy hermosa!
Penteo: (Modelando sobre el carro con el vestido y el sombrero, posturas.) ¿No me parezco a Ino? ¿No soy igual a mi madre Ágave?
Dionisio: ¡La gloria será tuya! ¡Regresarás a tu Ciudad y te traerán en brazos!
Evoluciones de la comparsa (plano 1). Ágave en el centro. Música china. Movimientos y fanfarria. (Modelos: carnaval chino y comparsas). Sobre las acciones:
Penteo: ¡Nunca maravilla como esta vieron mis ojos! (Baja del carro, se acerca a la comparsa.) ¡Soy rey, y desciendo de la estirpe del Dragón! ¿No podré subirme a él y ver de cerca a las ménades?
Dionisio: (Acciones al Coro con el abanico.) ¡Oh, sí!
Coro de bacantes: canto ritual para la muerte de Penteo. Imagen fija: Ágave en el centro. Penteo de rodillas delante de Ágave. Detrás la comparsa.

Escena XIII. EL SACRIFICIO
Figura de Penteo y el Dragón. Sobre el canto ritual la voz de Dionisio. Acciones simultáneas–textos fragmentados.
Dionisio: (Como representación: Misterios.) ¡Mujeres, un espía ha llegado a presenciar nuestras obras! ¡Cacemos la fiera!
Coro de bacantes: (Levantando las telas.) ¡Cacemos la fiera! (Ágave lo abraza.)
Penteo: (Máscara de la fiera.) ¡No!
Ágave: (En delirio, con los ojos desorbitados. Lo mira, lo huele, se lo muestra a las otras.) Hijo de mujer no es...
Penteo: ¡Madre!
Ágave: Tiene ojos de fuego, garras en las manos... (Lo muerde.) ¡Es hijo de león o de Gorgona! (Le arranca pedazos.)
Penteo: (Gritando.)
¡Ay, madre, Penteo soy, el hijo
que amamantaste y llevaste en el vientre!
(Rugido de Ágave. Máscaras de fieras.)
¡Hasta las perras reconocen a sus hijos!
(Máscaras, sonidos y rugidos del Coro.)
Tus ojos no me ven...
y de tu boca mana espuma y sangre.
(Máscara de Ágave.)
¿Serías capaz de ofrecer a tu hijo en sacrificio?
Imagen fija. Figura: Penteo y el Dragón. Gritos, rugidos del Coro de bacantes. Cruzan las telas (llamas) del Dragón sobre la cabeza de Penteo.
Penteo: (Rompiendo la imagen.)
¡No manches tus manos con mi sangre!
Sonido de redoblante. Música de circo. Ágave hunde la cabeza de Penteo en la boca del Dragón. Gritos de júbilo. Risas enloquecidas de las ménades sobre los gritos de Penteo. Canto de triunfo. Evoluciones de la comparsa (en retirada, plano 2, atrás).
Voz de Dionisio: (Sobre la imagen, al público.)
¡Nadie debe revelar nuestros secretos!
(Con ironía, parodiando a Penteo.)
¡Ciudadanos...! (Movimientos lentos con el abanico.)
¡La fiesta del Toro y el Dragón... (Gesto de muerte: juego de representación.) ha terminado!
Voces del Coro de bacantes. Canto ritual. Se oscurece la escena. Luz tenue en plano 2. Sonido: entra el tema de Ágave.

Escena XIV.  LA CABEZA DE PENTEO
Ágave con la cabeza de Penteo en las manos. El Coro de bacantes a los lados. Canto de las cazadoras por la cabeza de la fiera. Imagen fija. Voces alternas. Entran Tiresias y Cadmo (escaleras laterales).
Tiresias:
(A Cadmo, mientras las mujeres avanzan en el centro.)
Oh, viejo rey, un día el fundador de la Ciudad.
No te libraste de la maldición sobre tu estirpe
porque las obras con violencia, aun si fueran justas,
acarrean los males que ahora vemos.
(Las mujeres tiran flores sobre la cabeza de Penteo.)
Muerto es Penteo.
Llevado fue al abismo de la muerte
como un toro se inmola.
¡Pobre la tierra que necesita sacrificios
de hombre o de animal!

Ágave: (Al centro, con la cabeza de Penteo.)
¡Hiedra del monte traemos y un rico botín!
Este león hemos cazado...
(Alza y muestra la cabeza. Risas de las bacantes.)
Joven y brioso... ¿no lo ven? (A las mujeres.)
¿Quién le asestó el golpe?
Coro de bacantes: ¡El monte fue! (Risas.)
Ágave:
Gozosa estoy por las hazañas logradas en el monte.
¡Hombres de la Ciudad, vengan a contemplar
nuestra fiera! No hubo dardos ni espadas.
¡Nuestras manos bastaron para cortar los miembros!
(Va hacia atrás.)
¡Vengan mi padre y mi hijo a mirar nuestra gloria!
¡Que claven en los muros altos la cabeza de la fiera!

Las bacantes sostienen la cabeza sobre las coronas de laurel.

Cadmo: (Desde la escalera.)
Amarga es nuestra carga.
Traemos el cuerpo de Penteo,
el último de la estirpe de los Cadmo.
(Baja las escaleras.)
Ágave: (En el centro.)
¡Jáctate, padre, de haber engendrado hijas ilustres!
Todas son grandes, pero yo más que ellas.
Para salvar a mi Ciudad dejé el telar en silencio
y me fui a la montaña a dominar las fieras.
¡Mira en mi mano la rica presea de la victoria!
Fruto de mi mano es. ¡Para que tú y mi hijo
compartan para siempre la gloria en la Ciudad!
¡Dichoso tú, que a tales hijas has dado vida!

Cadmo: (Junto a Ágave.)
¡Horror de vida! Fuente de amargura
que no cesará nunca.
¿Cómo has podido con tus manos,
presa de horrible locura, dar la muerte a tu hijo?

Ágave: (Acariciando la cabeza.)
Padre, no entiendo tus palabras.

Cadmo: (A las mujeres, a todos.)
¿Qué culto puede ser más sagrado
que la vida de un hijo?
Ciegos de furor no vemos al hombre
detrás de las ideas.
¡Ni una sola idea vale más que la vida de un hombre!
(Todas lo miran extrañadas.)
Plano 2: Imagen de Dionisio sin los atributos. (Figura del Pastor, escena II, inicio.) Acciones simultáneas: Ágave con la cabeza de Penteo–contrapunto.
Cadmo: Justa, pero muy dura fue la herida
que él ha causado en nosotros.
¡Rey Dionisio, y pensar que eres también
de nuestra raza!

Dionisio: (Bajando las escaleras, en regreso de la acción.)
Yo no soy más que un extranjero.
Alguien que viene de lejos y cuya única patria
es el destierro.
¿Qué razones de estado o de poder
permitieron que un niño creciera lejos
de su cielo y de su tierra?
Hiciste de Penteo un tirano en la Ciudad.
Éramos de la misma estirpe, pero en sus manos
dejaste que la tierra y los vientres se secaran.
Cuando creíste perdido tu reino,
invocaste mi culto.
(Junto a las mujeres, plano 1.)
Ahora levantaré el cuerpo de mi madre
y le enseñaré a los hombres mi secreto.
Algo tiene que morir para que algo nuevo nazca.
Esa es la ley. Y tu hija, que ahora es presa del delirio
sembrará ella misma las semillas en la tierra.

Ágave: (Cubriendo la cabeza con arena.)
Ojalá que mi hijo sea tan hábil, tan diestro y tan certero
como ha sido su madre en esta caza.
(A las puertas de la ciudad.)
¿Pero dónde estará ahora? ¿No hay quien lo llame
para que venga a recibirme?
(Mira a todos lados.)
¿Sabrá que las mujeres hemos librado a la Ciudad
de la sequía, y estarán llenos las mesas y los vientres?
(A las mujeres.)
Cumplido el rito está. Ofrecida la bestia en sacrificio.
Coro: Y el Dios agradecido nos será propicio.
Cadmo: (Se acerca a ella.)
Ay, infeliz, loca estás y qué duro será
cuando recobres el juicio.

Voz de Dionisio: (Sobre los muros.)
¡Madre, asciende pronto hacia la luz!
Que todos los viajeros te saluden
y que la tierra, dura y áspera,
se vuelva la simiente.
¡Volverán las mujeres a su estado
(Gesto a las mujeres.)
y nadie recordará que estuve en ellas!
Música del comienzo. Canto y danza de invocación a Dionisio. El Coro de bacantes danza sobre la arena. Caen al suelo. Convulsiones. (Saliendo del trance: progresivo.) Acciones simultáneas. Sobre las acciones:
Voz de Tiresias: (Desde los muros, a Cadmo.)
¡Rey, salen llamas del templo de Sémele!
Imagen del fuego: recurrencia.
Tiresias: ¡Escucha el viento que se acerca!
Sonido del viento (cita escena V). Gritos y lamentos de las mujeres. Sonoridades que evocan el comienzo (escena I).
Tiresias: ¡Cubrirán las cenizas todas nuestras obras!
Ágave: (Temblores, convulsiones, saliendo del trance.)
¡Ciego, no entiendo tus lamentos!
(Corre hacia atrás con la cabeza. Las mujeres la siguen. Atraviesa los muros.)

Tiresias: (Desde arriba.)
¡No mires a la tierra!
¡Alza los ojos y respira profundo!
Sonidos de respiración: Ágave y el Coro
Ágave: (Mirando el cielo, volviendo a sí misma.)
Lo veo todo más claro.
Las cosas son como antes.
(Abraza la cabeza.)

Cadmo: (Junto a Ágave.)
Hija, respóndeme, ¿qué llevas en las manos?
¿De quién es la cabeza?
Coro: (Saliendo del trance.) ¡Es la cabeza de tu hijo!
Ágave: (Llorando, sin mirar la cabeza.)
A mi hijo la ofrendo. Es un león.
Eso dijeron las cazadoras...

Cadmo: (La golpea.)
¡Mírala bien! ¿No reconoces a tu hijo?

Ágave: (Temblando. Mira la cabeza. Grita.)
¿Quién lo mató?
¿Por qué tengo yo esta cabeza en las manos?
Gritos de las mujeres. Lamentos. Ágave abre los brazos, deja caer la cabeza. Las mujeres la recogen. (Figura de las cazadoras: la cabeza en el centro.) Acciones simultáneas. Sobre la figura:
Cadmo: ¡Tú y tus hermanas!
Canto ritual. Colocan la cabeza en el piso sobre las hojas. Retroceden. Ágave en el suelo. Abraza la cabeza. Imagen del inicio.
(Figura de Lykas, el pastor junto al árbol, imágenes superpuestas: comienzo y final. Acciones y textos fragmentados.)
Ágave: (Abrazando la cabeza. Lo confunde con Lykas.)
¡Matamos una fiera!
¿Qué haría Lykas oculto
entre las ramas...?

Tiresias: (A las mujeres. Escalinata: muros, plano 2.)
¡No la dejen hablar!

Las mujeres le tiran piedras y arena a Ágave. Plano 1: es la imagen del comienzo (escena I): la ciudad arrasada (tierra baldía): imagen de ruina y destrucción de la ciudad. Sobre la acción, contrapunto: textos fragmentados. Ágave y Tiresias. (Textos de Ágave en el inicio.)

Ágave: Era el tiempo en que esta tierra florecía...
Tiresias: ¡Amárrenle las manos!
Gritos y acciones de las mujeres. Tiran arena y piedras. Sobre las acciones:
Ágave: Bajaba el río de la montaña...
Tiresias: ¡Cúbranle los ojos!
Ágave: Mis hermanas y yo...
Tiresias: ¡Para que no recuerde!
Grito de Ágave. (El grito mudo del comienzo. Ahora se oye.) Sonido: tema del destierro (música del inicio). Sobre el sonido:
Tiresias: (A Cadmo.)
La gente cree sólo lo que se dice.
Hay cosas ocultas que no deben
ver la luz.
Inventaremos otra fábula
y de nuevo levantarás la Ciudad.
Basta que honres al dios
y los muros se cubrirán de hiedra,
las rocas de agua,
y la vida renacerá entre las piedras.

Cadmo: (Sobre los muros destruidos.)
¡Ya es tarde! Iremos al destierro.
Coro de mujeres: canto (llanto) por la ciudad. Contrapunto: sonidos e imágenes del comienzo. Sobre el canto:
Cadmo: (Los ojos cubiertos de arena.)
No veo sino sangre.
Polvo y ceniza sobre los viejos muros.
¡Otros que vengan y levanten la Ciudad!

El Coro inicia la marcha entre el humo y el polvo (plano 2). Plano 1: rastros, huellas en la arena. Sobre el sonido de los pasos:

Cadmo: Iremos a extrañas tierras,
a pedir un lugar en el exilio.
Llanto de Ágave sobre la cabeza de Penteo (plano 1: postura del comienzo). De rodillas en la tierra (frente al público). Las manos manchadas de sangre. Cadmo y Tiresias inician la partida. De espaldas, sobre las escaleras laterales. Plano 2 velado por el humo.

Escena XV. REGRESO A LA CIUDAD
(Epílogo)

Sonido del viento. Oscuridad. Luz tenue sobre el árbol seco, al centro. Sombras en el fondo (plano 2).

Ágave: (Desde el suelo, con la cabeza de Penteo.)
No, padre.
Veo la cabeza de mi hijo
y el castigo del Dios.
Pero ni hombre ni Dios
me arrebatarán mi tierra.
Regada está con la sangre
de mi hijo.

(Empieza a cubrir la cabeza con la arena.)

Aquí están mis amores y mis sueños.
Aquí mi locura y mi tristeza.
Aquí las tumbas de mi madre
y de mi hermana.
Yo sembraré a Penteo con el mismo furor
con que estas manos le robaron la vida.

(Entra la cabeza en su vientre.)

El cuerpo despedazado crecerá,
bajo la hierba yo también creceré.
(Camina hacia el árbol, la cabeza en el vientre.)
¡Que las manos que una vez
sembraron la semilla del Dragón
se alcen ahora, eleven este cuerpo al sol,
y recojan un día los frutos de la tierra!

Imagen de las manos sobre el árbol.

Voz de Cadmo: (Figura velada por el humo. Plano 2.)
¡Abran las puertas!

Voz de Tiresias: (A Ágave.)
¿Te quedarás tú sola entre las sombras?
Ágave abraza el Árbol (plano 1).
Voz de Cadmo: ¿Aún sin tus hermanas?
Sonido del viento. Oscuridad. Huellas en la arena.
Voz de Ágave:
(Muy bajo. Figura difusa junto al árbol.)
Aun sin mis hermanas. 

Oscuridad total.

LAS BACANTES – Síntesis argumental
Dionisos viene disfrazado para ser visto igual que en un escenario, para hacer su mímesis en la ciudad de Tebas, la ciudad de su madre, cuya tumba se encuentra justo en el medio del teatro. Viene para ser reconocido como un dios, pero su primo (nunca mejor dicho), Penteo, no le reconoce. Ya no importa si todas las mujeres de la ciudad han seguido el culto y están en la montaña de las musas, en el Citerón.
La hybris de Penteo (una más en la familia de Cadmo, a la que tanto deben los griegos, pero por la que tan alto precio han pagado) parece más una rabieta de niño que un acto real. Y no sólo eso, sino que quiere ir disfrazado a ver a las Bacantes en el monte, a las Ménades. Es allí donde se va a romper y, por ironía trágica, cazado por su propia madre, Agave. Es así como volverá, diezmado.
A Cadmo, su abuela, le parecerá excesivo el castigo impuesto a la familia, pero en la tragedia no hay espacio para juicios morales. Sin rotura no hay tragedia. La catástrofe es necesaria para entender lo trágico. El yo está roto y el que cree que sabe lo que hace, no sabe «lo que hace». Las cosas son como son, inexorables, irracionales y absurdas, en consonancia con el carácter irresoluble del conflicto de estar vivos.

En el mismo hecho de la existencia humana hay una provocación o una paradoja; no obstante, precisamente en el mismo exceso se encuentran los títulos del hombre para aspirar a la dignidad. Este exceso del héroe que le impide volver a ser inocente, este pathos mathos que le purifica como si hubiera pasado por las llamas. Por todo esto, en su profundidad, en su alma, la tragedia es alegre, ya que el descubrimiento de la falsedad no es más que el hallazgo de la verdad.