domingo, 15 de marzo de 2015

Bernini: Plaza de san Pedro del Vaticano



Obra: Plaza de San Pedro del Vaticano


Autor: Gian Lorenzo Bernini (1598-1680)

Fecha: 1656-1667

Estilo: Barroco

Material: Piedra

A mediados del siglo XVII Bernini recibe del papa Alejandro VII el encargo de realizar delante de la basílica de san Pedro del Vaticano una gran explanada que sirva para acoger a una congregación de fieles que fuera a visitarle. Es un ejemplo más de la glorificación del papa como jefe de un Estado. El simbolismo de la forma de la plaza es que el papa, coronado con la tiara (cúpula), acoge con sus brazos (elipses de la plaza) a los fieles. En realidad hace dos dos plazas: una trapezoidal y otra elíptica.

La primera plaza arranca con dos tramos en forma trapezoidal para corregir la desviación visual que se hubiera producido de haberlos puesto paralelos, que se abren a una plaza en forma de elipse. La elipse es una forma querida por el barroco, porque ofrece unas pespectivas más movidas y variadas que la forma circular. Además, de esta forma, se cumplía otro deseo del papa: que todos los fieles pudieran ver la balconada de la fachada principal desde la que daba la bendición a los fieles, especialmente la Urbi et orbi.

La plaza debería haber quedado parcialmente cerrada por un edificio que se hubiera colocado donde termina la vía de la Concilazione; de esta manera se hubiera conseguido un factor de sorpresa al entrar en la plaza tras pasar este edificio, otro efecto querido por el barroco y que hoy no se puede conseguir.

Así estaba recogido en los planos que se conservan de la época. No hay que olvidar que el urbanismo es un elemento característico del periodo barroco y la plaza es un elemento típico de urbanización de este momento. Es el tiempo de numerosas y muy interesantes plazas públicas: la del Obradorio. Vendome, Salamanca, etc.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada