martes, 24 de marzo de 2015

LA GRAN PEPINO - texto teatral

La Gran Pepino
De Valeria Folini y Pablo Albertoni
Letra y música de canciones: Richard Riveiro

Personajes:
Sirenita / María
Cauchowoman / Ana
Hombre Apnea / Pedro
Bombón Forzudo / Rocco
Típica

Llegan actores cantando. Inicio de la función de circo.
Valles y cuestas pasamos
Y un par de ríos cruzamos
Desde muy lejos vinimos
Nos trajeron los caminos
Los caminos nos trajeron
Van hasta donde queremos
Bajo este manto de estrellas
Nuestras caras se ven bellas
Pero si nos vieran luego
Pensaran que estaban ciegos
Para hacer lindo el paisaje
Nos pusimos maquillaje
Miren quién llego a la plaza
Ya están llenas las terrazas
Sólo con lo necesario
Armaron un escenario
Y por las calles se respira
Que en el pueblo la alegría
Otra vez se despertó
La alegría ya llegó
Va a empezar
La función
Si se va
No va ver la función
Va a empezar
La función
Quédese se va a perder
La función

APNEA: Querido y entrañable público, sean todos ustedes bienvenidos al circo Zucchino de múltiples atracciones. Esperamos que el espectáculo corresponda a las expectativas de todos los que vinieron a vernos, y si no colmamos sus expectativas, les prometemos dar lo máximo de nosotros en el futuro para que ustedes salgan sumamente satisfechos.Tenemos múltiples atracciones para todos ustedes en este circo, pero un circo no es nada sin sus artistas. ¿Qué son los artistas? Son quienes hacen que asome un rayo de sol en un día nublado, son quienes dibujan una sonrisa luego de las lágrimas, ellos van a iluminar este escenario esta noche. Con ustedes, los artistas…
Entran los personajes.
Me gustaría presentarlos, uno por uno, porque son grandes artistas que se merecen que ustedes los conozcan y vamos a presentar primero a las damas que son lo más lindo que nos dio la naturaleza…
La estrella máxima del circo Zucchino, con una gracia que ha conquistado los corazones de muchos espectadores y, por qué no decirlo, mi corazón, porque este es un circo familiar donde trabajan familias para las familias… con ustedes, ella, la más bonita… “La Sirena de las Alturas”
Se adelanta la Sirena de las Alturas, saluda.
APNEA: ¡Fuerte! ¡Fuerte el aplauso! Ahora vamos a presentar a una nueva artista de nuestro circo. Quizás si han venido a ver el circo Zucchino en otros años no la hayan visto porque es una de las nuevas estrellas que tenemos para presentarles… directamente desde el más allá… la mujer de goma… “La Maravillosa Cauchowoman”
Se adelanta Cauchowoman, saluda.
APNEA: ¡Qué número más fantástico! ¡La increíble mujer de goma! Gracias Cauchowoman… Aplausos, por favor… Ahora sí, vamos a presentar a uno de los artistas que hace más años trabaja en nuestro circo, que seguramente ustedes ya lo conocen y recordarán las grandes hazañas que ha logrado a lo largo de su extensa carrera. Pido un fuerte, un fuerte aplauso para recibir a “Rocco, el Bombón Forzudo”
Se adelanta Rocco, saluda.
APNEA: Como ustedes saben, querido público, la música es el alma del circo y todo circo tiene su Orquesta y en el circo Zucchino no pude faltar nuestra Orquesta Típica… Adelante ¡Típica!
Entra la Típica y muestra sus habilidades.
APNEA: Gracias Típica… ¡Gracias Típica! Les pido un último aplauso para despedir a los grandes artistas que verán esta noche aquí… Cauchowoman, Rocco y la Sirena. La Típica se queda aquí. Sepan que además de los artistas que acaban de ver, tendremos una gran cantidad de sorpresas, así como caramelos y refrescos… Ahora sí, muchas gracias por venir…
SIRENA: ¡Que se presente él!
APNEA: Oh, dulce Sirena. Me había olvidado de presentar a quien habla aunque seguramente la mayoría de ustedes ya me conocen por mi larga historia que desde mi más tierna infancia me vio crecer dentro de la carpa del circo Zucchino. Algunos me conocerán por tristes eventos de los que se me acusa injustamente…
SIRENA: (Interrumpe) ¡Fuerte el aplauso, para el Único Hombre Apnea!
APNEA: Muchas gracias por este cariño que siempre nos demuestran. Muchas gracias por hacer grande nuestro circo con su presencia esta noche aquí. Pero basta de palabras y vamos a la acción que comienza con el número de un servidor. Mientras procedo a cambiar mi traje la Típica amenizará a todos ustedes. Un aplauso, por favor…
La Típica ameniza.
APNEA: Como les dije en la presentación, la carpa del circo Zucchino me vio crecer, desde chico me dedicaba al limpiar las jaulas de los animales: tigres, elefantes, pingüinos, perros acróbatas y terribles serpientes. Los animales no conocen de higiene personal y a lo largo del tiempo mientras entraba a sus celdas fui desarrollando esta increíble capacidad de suspender la respiración conocida por Apnea.
Hoy, aquí, me propongo batir el record mundial en suspensión de respiración. No es el mejor día porque tengo un poco de asma… pero ustedes se lo merecen por haber venido hasta acá… Tenemos al escribano entre el público que va a certificar este record… Adelante escribano…
ROCCO: Gracias Apnea. Mientras usted hace sus ejercicios de respiración para superar tamaña hazaña, voy a explicar como se certificará el record mundial según las normas internacionales de medición y estadística. Cada minuto que pase será anunciado a viva voz y ustedes serán testigos y podrán certificar en sus relojes la bella epopeya de este hombre. ¿Estamos prontos? Entonces… ¡tiempo!
Mientras la Típica ameniza, el Único Hombre Apnea hace sus ejercicios de respiración, le colocan el dispositivo para que no respire, etc.
Rocco vestido de levita, haciendo las veces de escribano, trae un gran reloj, y se dispone a certificar el récord. Las dos mujeres, corean canción alusiva al aire. Hombre Apnea contiene respiración, tiene la cabeza dentro de una escafandra con agua. El tiempo se ha cumplido, a partir de acá, una vez batido el récord, el hombre Apnea puede sacar la cabeza cuando quiera. Suspenso, cuenta de segundos por parte de Rocco, gran admiración de las chicas y la Típica, que, obviamente, piensan que es un chiste del Apnea… María le toma el pulso a Apnea. Ojos enormes. Grito, que Cauchowoman disimula gritando ella también, como si fuese parte del número. María sale corriendo. Rocco levanta a Apnea sin vida, lo hace saludar festejando el triunfo y lo saca en andas, mientras Cauchowoman dice:
CAUCHO: Y así, señoras y señores, el imposible ante vuestros ojos, el récord del imbatible Hombre Apnea. Vamos a dejar que se reponga un poco nuestro maestro de pista de tremendo esfuerzo físico. Como siempre, querido público, lo imprevisto se hace dueño de la arena de nuestro circo para confirmar que nuestros artistas dejan sangre, vida y aire para maravillar los ojos de todos ustedes… ¡Fuerte ese aplauso! (Sale)
Mientras, en bambalinas, Rocco y María le realizan diversos métodos de reanimación a Pedro, sin éxito.
CAUCHO: ¿Y?
ROCCO: Nada.
MARÍA: Muerto.
CAUCHO: (Mira el reloj) No puede ser, esto complica todo.
ROCCO: Decile a la Típica que la corte, suspendamos.
CAUCHO: No puede estar muerto.
MARÍA: No respira, fijate.
ROCCO se asoma para hablarle a La Típica, y las dos mujeres le dicen: NO!
CAUCHO: ¿Qué le decimos al público? Esperá, no podemos decir la verdad.
MARÍA: Van a llamar a la policía. Nos vamos a quedar sin circo.
ROCCO: Vamos a ir todos presos con el tema de tu rapto y ahora de esta muerte, olvidate del circo, suspendamos y nos vamos ya.
CAUCHO: Tranquilos, no se puede suspender así. Con la plata de hoy estiramos una semana la fecha del remate, lo mejor es esperar un poco, tal vez sea catatonia, error de cálculo, no sé, no puede estar muerto. Esto no puede estar pasando, no es lógico.
MARÍA: No es justo, a Pedro, no, yo le dije que hoy no, con ese asma que tenía de mañana, pero él por su circo, por nosotros, por mí, ¿qué voy a hacer yo sin mi Pedro? Siempre tan bueno…el circo no se puede perder…por él….
ROCCO: Bueno, tranquila, ¿qué hacemos entonces? La típica no puede seguir alargando…
CAUCHO: Prepárense para el número de ustedes y salgo corriendo a buscar al pibe de los Ortiz que el mes pasado nos dio una mano con el espectáculo, me dijeron que se vino con la gringa Susan a este pueblo. Lo busco para que nos de una mano con algunos números, para seguir el espectáculo, ustedes hacen su número y mientras ganamos tiempo, vamos viendo, algo se nos va a ocurrir. (Entra al picadero) ¡Payada!
La Típica se sorprende, duda e improvisa.
TÍPICA: La cosa está complicada
Si lo sabremos nosotros
Pero no nos bajamos del potro
Por más que apure en la bajada
La situación más que embromada
Del circo les voy a contar
Nos lo quieren embargar
Todo por un amorío
Para que entiendan el lío
La historia voy a contar
De la sirenita se enamoró de Pedro
Que trabaja en el circo y es el dueño
Dejó a su familia su padre y a su perro
Y todo por, como decirlo, todo por cumplir un sueño
La sirenita partió
Siguiendo su corazón
Abriendo paso al fracaso
Y así su vida cambió
Como se despierta una flor
Con el sol de la mañana
La sirenita sintió una brutal emoción
De ver pasar el circo por su ventana
Ese día se dijo hay una sola vida y es la vida que elijo
Quiero con el circo viajar
Quiero ¿por qué? Porque mi vida es actuar 7
Quiero hacer feliz a mis días
Y recorrer el mundo entero
Que no se apague mi vida
Sin hacer lo que más quiero
Pero al padre de la muchacha
Mucha gracia no le dio
Eso de perder el control
De extraviar el mango el hacha
Y como es dotor de pintacha
Quiso marcar la pisada
Dijo mi hija está secuestrada
Y marchó a la jefatura
Puso precio a nuestra captura
Y embargo a nuestra payada
ANA: (Interrumpiendo) ¡Un aplauso para despedir a la Típica! Vamos a darle unos minutos para que se recupere porque lo que viene va a dejarnos a todos sin aliento. Los artistas de circo buscan superar récords, desafiar los límites de lo conocido e ir más allá en busca de la superación total. Rocco, arriesgando su vida y la de su compañera nos entrega un número que es el deleite de toda la familia. Vamos a pedirle a la Típica que se vaya preparando, terminó el descanso, y recibamos con un fuerte aplauso a estas grandes estrellas… “Rocco, el Bombón Forzudo” y “La Mujer Mancuerna”…
Mientras Ana presenta el número, el muerto, que no es tal, ve un gesto de cariño entre su mujer y el Bombón Forzudo. Ana se va, Pedro se incorpora disimuladamente. Ana entra en ese momento, lo ve y se detiene, parece aliviada.
ANA: Estaba segura que no te habías muerto, Pedro.
PEDRO: No estoy muerto, pero quisiera…
ANA: Pronto, Pedro, pronto…
PEDRO: ¿Viste lo que yo vi? María y Rocco… Mi María y… tu Rocco.
ANA: Sí, es el número preferido de las familias…
PEDRO: No, ellos… ¡Traidores!
Desde la escena se acusa este grito de Pedro, Ana se apresura a taparle la boca.
ANA: Tranquilo Pedro, no querrás hacer una locura.
PEDRO: Rocco trabaja en mi circo desde hace años, cómo pudo… y mi María… Mi pequeña María… me engañaron. La muerte puede abrirte los ojos de una forma… Nunca lo hubiera esperado. No era el plan…
ANA: Yo lo sabía desde hace algún tiempo.
PEDRO: ¿Y por qué…?
ANA: Porque no, por el circo, porque hay algo de verdad en ese amor…
PEDRO: No lo llames amor.
ANA: Pedro, escuchame, lo mejor va a ser que dejemos las cosas como están, la prioridad tiene que ser salvar al circo.
PEDRO: Por eso hice La Gran Pepino para ver si mañana venía todo el pueblo a ver al circo del muerto, y juntar la plata para evitar que nos rematen. ¡Ingratos!
ANA: Veamos hasta dónde llegan ahora que piensan que estás muerto.
PEDRO: No creo que pueda controlarme…
ANA: Hacelo por el circo, sólo vos y yo sabemos que estás vivo. Yo te voy a ayudar a seguir con la farsa, pero esto debe quedar entre nosotros. Digo, para que nadie arruine el plan. De otra forma el circo morirá y no habrá forma de seguir adelante.
PEDRO: Está bien. Si María no está conmigo, yo estoy muerto.
ANA: Y por primera vez, yo no tengo nada que ver con eso…
PEDRO: ¿Cómo?
ANA: ¡Shh! Morite que ahí vienen.
Salen María y Rocco del picadero. Ana se asoma y le grita a la Típica:
¡Presentame!
TÍPICA: Bien, mi querido público, que noche llena de magia y sorpresas. Mientras nuestro maestro de pista se recupera del increíble esfuerzo que hizo para batir el record mundial, amenizaré esta velada también con mis palabras. Tengo el agrado de presentarles a la increíblemente bella y elástica mujer de goma. La Gauchowoman, que dicho así suena raro, ¿no?
ANA: (Desde bambalinas) ¡Cauchowoman!
TÍPICA: Sí, yo también hace rato me pregunto, ¿qué tendrá que ver el gaucho con la goma…? Empiezan con G, bueno, no sé. Y después, eso de decirle el nombre en lengua extranjera, encima siendo gaucha, ¿por qué no “mujergaucha”? Cosas extrañas que suceden en los circos, mucha mezcla de gente. Yo igual le preparé un malambito para que zapatee. (Empieza a tocar) ¡Arriba mi china! China, ésa es otra, ¿por qué le dirán “chinas” a las criollas? Y esa no es cosa de gente de circo, no me explico por qué, la verdad.
Empieza el número de Cauchowoman,:
CAUCHO: Señor dueño del circo, yo quiero ser artista…
TÍPICA: Tú quieres ser artista, yo te voy a contratar.
AMBOS: Vení a la catrera, vení a la catrera
CAUCHO: Qué lindo el circo y su forzudo…
TÍPICA: Soy un bombón macanudo… Disculpe signorina, le invito una vueltina…
CAUCHO: Qué lindo una vueltina…
AMBOS: Trula trula tru la lá.
TÍPICA: Despierto en la catrera, no encuentro mi cartera. Te busco y no te encuentro… Ahá… Me las vas a pagar…
CAUCHO: Ni que lo sueñes, ni que lo sueñes…
Tras bambalinas y mientras el número sucede:
MARÍA: Pedro, decime que no es cierto, que no nos vas a dejar solos. Perdoname Pedro por ser tan egoísta, yo quería hacerte feliz, yo te amé mucho… tanto… vos sos el circo.
ROCCO: María, yo entiendo tu sufrimiento, el mío no es menor, en serio. Pedro fue un hermano para mí.
MARÍA: ¡Callate! Si hasta parece que te alegra.
ROCCO: No seas injusta, no podés decir una cosa semejante. Yo me callé lo que siento por vos todo este tiempo por respeto a este hombre.
MARÍA: No creo que sea el momento ni el lugar para hablar de eso.
ROCCO: Yo creo que no hay mejor momento.
MARÍA: No seas hereje, por favor.
ROCCO: Para bien o para mal tu marido ya está muerto. El circo se nos cae a pedazos y en cuanto se corra la voz que hay un muerto enfriándose entre bambalinas, vamos a tener a la policía metida acá adentro, con orden de captura para los secuestradores y ahora también para los homicidas. ¿No te parece que deberíamos escapar? ¿Ya mismo?
MARÍA: No podés ser tan egoísta, el circo todavía no se cayó, tu novia está haciendo su número y el cuerpo de Pedro aún está caliente.
ROCCO: Maria, yo te amo. Sabés que te amo de verdad y que nunca te pediría que hicieras algo malo. Pero ahora la cosa es grave, o nos salvamos nosotros o nos hundimos todos.
MARÍA: Yo también te amo, pero por la memoria de este hombre bueno, yo no puedo escapar con vos, con vos así, deshonrándolo a él, traicionando a tu novia y abandonando el circo.
Se besan.
ROCCO: Te amo María y te voy a esperar como siempre, pero apenas termine la función nos deshacemos con mucho respeto del cuerpo de Pedro, que en paz descanse, y huimos. ¿De acuerdo?
MARÍA: No sé, pensá en Ana también.
ROCCO: ¿De acuerdo?
MARÍA: Bueno.
ROCCO: Prometemelo.
MARÍA: Pero el circo…
ROCCO: No habrá circo con las deudas que nos embargan y la policía sobre nosotros. ¿O querés que vayamos todos presos?
MARÍA: Claro que no.
ROCCO: ¿Querés volver a tu casa?
MARÍA: Jamás.
ROCCO: ¿Entonces?
MARÍA: Te lo prometo.
Sale Cauchowoman del picadero
ANA: Comiencen ustedes el número que yo tengo que preparar al pibe de los Ortiz que ya me dijo que sí y se sabe el pericón.
MARÍA: Pero, ¿qué hacemos?
ANA: ¡Improvisen!
Cuando los enamorados se van, Ana prepara al muerto con una máscara y un traje: lo hará pasar por el pibe de los Ramos.
PEDRO: La mujer que quiere a dos
No es zonza, es bien prevenida
Si una vela se le apaga
Le queda la otra encendida.
ANA: Tú sabes enmascarado
Que el amor ha de ser uno
La mujer que quiere a dos
No tiene amor a ninguno
ROCCO: Yo soy un poco celoso
Y por lo mismo quisiera
Convertirme en calabozo
De tan dulce compañera
MARÍA: Aunque es muy lindo ser libre
Poniéndome a su cuidado
Ojalá me condenaran
Por tiempo indeterminado
PEDRO: La traición en el amor
No se perdona ni con la muerte
Veo amantes traicioneros
Que de estar vivos tienen suerte
MARÍA: El que avisa no es traidor
Usted gaucho no se meta
Los de afuera son de palo
Y más si tienen careta
ANA: Tranqui, tranqui enmascarado
No me entre en ebullición
Que un gaucho vengativo
No arruine esta relación
El número termina con la Típica tocando una payada que continua mientras se desarrolla la escena siguiente.
TÍPICA: De roscazo a torta frita
El ambiente está que pela
Y como dijera mi abuela
Ya nos vamos conociendo
Me puede decir cara de otro
¿Qué caranchos está haciendo?
PEDRO: Que voy a estar haci…
TÍPICA: Como buen hombre de circo
Usted mismo ha de saber
Que en la cancha los pingos se ven
Y si está en la pista está bailando
Y si le pregunto en payada
Debe contestar payando
PEDRO: Está bien amigo contestaré cantando
¡Pucha! Las cosas que tiene el destino
Hoy quise hacer La Gran Pepino
Usted sabe de qué estoy hablando
TÍPICA: Cómo no voy a saber lo que está contando
Pepino, el gran Pepino el 88
Payaso del circo criollo
Ese sí que era un experto
PEDRO: Un día lo dieron por muerto
Y estaba vivito y coleando
PEDRO: Pepino personaje mítico del José Podestá.
TÍPICA: Hijo del viejo Podestá, primo hermano de...
PEDRO: Muy conocido por sus canciones.
TÍPICA: Típicamente Podestá.
PEDRO: Exactamente… Podestá.
TÍPICA: Esa que decía, “juguemos en el bosque mientras el lobo no está… ¿Podestá?”
PEDRO: A él le habrá resultado
Pero a mi me avivaron a prepo
Y en mi asombro ya no quepo
Al verme así traicionado
TÍPICA: Pero usted es medio abombado
Si todo el circo lo comentaba
Que lo único que le faltaba
Era llevar un lindo letrero
Que dijera soy el perchero
Porque las astas le sobraban.
María sale del número y al no ver a su difunto marido, huye desperada. Salen Rocco y Ana del picadero.
ROCCO: ¿Dónde está el cuerpo Pedro?
ANA: Lo llevé a nuestra casa rodante, las moscas estaban insoportables.
ROCCO: ¿Qué vamos a hacer? Con la muerte de Pedro todo se complica.
ANA: Nada se complica y nada va a cambiar, ¿me entendiste? Hablé con el padre de María, tenemos que llevársela antes de las 10 de esta misma noche y nos da los 50 mil pesos. Si se la llevamos más tarde, nos descuenta 500 pesos por cada minuto de atraso. Todo tiene que ser un relojito, ¿me entendiste?
ROCCO: Es que…
ANA: Escuchame bien, Bombón. ¿Te pensás que no me doy cuenta de la forma que mirás a María?
ANA: ¿Cuánto más creés que iba a durar Pedro con ese asma? De todas formas Maria iba a quedar sola, así que mejor que se la entreguemos al padre.
ROCCO: Yo la miro así porque es parte del plan, de tu plan, Ana.
ANA: Hace meses que planeamos esto y no voy a permitir que lo arruines. ¿Cuántos años crees que vas a poder seguir en el circo? Los músculos se atrofian y no vas a servir ni para domador. Con suerte podrás ayudar a limpiar las jaulas de los animales. Así que esta es la forma de que te salves para el resto de tu vida. De todas formas este circo no tiene futuro.
ROCCO: Ana, yo te sigo amando a vos… te sigo… a vos… (La besa)
ANA: Ya ni siquiera besás como antes.
TÍPICA: Y para rematar el asunto y acabo
No crean que van a salir
De cuerpito gentil
Recuerden lo que se suele decir
Nada es moco e pavo
Excepto el mismo moco e pavo en fin
Que Rocco con Ana tienen un plan
Van a entregarla a su papá
Que Rocco con Ana tienen un plan
Van a devolvérsela al papá
Y así cobraran la platita por entregar la sirenita
Como dice el refrán billetera mata galán
Rocco y Ana tienen un plan
Tienen un plan tienen un plan
Rocco y Ana tienen un plan
Van a devolvérsela al papá
Y así cobrarán la platita
Como sabe usted compañero
Lo que más se ama es el dinero
Pedro, ¿y ahora? ¿Qué vamos a hacer?
PEDRO: Ahora vendría la pantomima de la viuda alegre. Qué ironía.
TÍPICA: Yo no diría ironía, sino industria.
ANA: El amor se consume como sal de mesada
Sube al cielo como vino caído
El amor se ha pasado de punto
Y hay olor a quemado porque tú te has ido
Y hoy que caigo en la cuenta
De que todo es mentira
Que no hay nada en el mundo en que se pueda confiar
Solamente la muerte
Te da la certeza
De hacerte el cumplido
Al dejar de respirar
Con tanta mentira
Que florece en la vida
Muerte negra no nos defraudarás
Nuestra gran enemiga
Es bastante gauchita
Nunca nos deja a pata siempre nos va llevar
Pantomima de “La viuda Alegre”. Pelea entre Rocco y Pedro. Pedro se incorpora, baila y canta un tango con ella
PEDRO: Yo que dije que te amaba
Que sin vos yo no era yo
En aquellos días cantaba
Lo inmortal que era mi amor
Yo que arropaba sueños tiernos
Y en la mañana tu voz fue mi despertador
Ahora sé madrugo menos
Me compré un canario cantor
Es lo fugaz del amor
Es como pólvora en chimangos
Como margaritas a los chanchos
Precoz, así es el amor
Así de eterno es el amor
Así de eterno es el amor
Duró, duró, duró
Lo que duró
En este muro juré amarte tanto
Esta es la reja en que dije que eras mi sol
Y en la humedad de esta pared
Se ve que después de nosotros un perro pasó
Fijate, fijate, pero fijate el olor que dejó
Para mí que no fue el Mandinga,
Ni el hermano, el Sultán, digo, por la catinga
Ahora que pienso en lo de anoche
En una de esas fui yo
Es lo fugaz del amor
Es como pólvora en chimangos
Como margaritas a los chanchos
Precoz, así es el amor
Así de eterno es el amor
Así de eterno es el amor
Duró, duró, duró
Hasta que se acabó.
PEDRO: María, mi pequeña sirena. ¿Qué te pasó? ¿Te sentís bien? ¡Shh! No hables ahora, tenés que descansar. Después del disgusto que te di… Perdoname, pensé que era mejor no avisarte que iba a hacer la Gran Pepino… Imaginaba que esta noche todos íbamos a estar riéndonos de mi ocurrencia. Hasta pensé que mataba dos pájaros de un tiro: juntábamos mañana en la función la plata para el embargo porque todos iban a querer ver el circo del muertito, y en una de esas tu papá se conmovía con mi muerte y dejaba de perseguirnos con ese asunto de la policía, de tu rapto y todo ese invento. Pero me salió el tiro por la culta, ¿no?
ROCCO: Pedro, parece que viene la escena del duelo.
PEDRO: Parece que sí.
Número de duelo criollo con cuchillos con Pedro, Rocco y Ana como la muerte. María llora.
TÍPICA: Vas con tu mirada
Yo te sigo allá en lo alto
Cuerda floja sin red ni destino
Porfiados gusanos
Ya vendrán a llevar
La recaudación tu nariz y mi ombligo
Muerte que mata
Llevándose lo que hace falta
Achuras de corazón
Puesto a las brasas sin razón
Así son nuestros tiempos
Festín de perros hambrientos
Pedro muere. Rocco lleva a Pedro y Ana en el cajón. Monólogo de María al público. Rocco empieza a armar una valija.
MARÍA: Gracias querido público. Todo será para bien. Es hora de ir a casa. El sueño de sirena terminó. Pedro era el circo. No se preocupen por mí, voy a estar bien. El sueño de sirena terminó. ¡Buenas noches, señoras, señores, todos! ¡Buenas noches, buenas noches!
TÍPICA: Buenas noches.
Entra Rocco al picadero.
ROCCO: Vamos María, es hora de ir a casa.
Salen. Payada de la Típica.
TÍPICA: Como decía mi abuela en la noche fría
Al ver al viejito contento, contento
Lo miraba con cariño y se decía:
Como levantamos este muerto
Aquí me quedo solito
Pido perdón por el bajón
De nalgas salió la función
Ya todo me importa un pito
Y aunque parezco loro repito
La fea siempre me toca a mi
Mi abuela también solía decir
La función que viene brava
Se sabe siempre como empieza, mijo
Pero nunca como acaba
Y no es que yo este diciendo cosas raras
Ni complicadas de entender
Digo, como ustedes pueden ver
Hay que tener cuidado donde mete la pata
Cuidado con lo que se aparenta
Porque se lo puede tener en cuenta
Y al final le puede salir, como se dice, el tiro por la culata
Eso de hacerse el muerto aunque sea aparentando
Lo va a terminar matando
O eso de hacerse el enamorado y al final acabara mojado
Todo esto entrando ya en el plano de la reflexión
Total si esto ya no tiene solución.
Vamos buscando un final
Como decía mi abuela teniendo el viejo a mano
Por mas que una se acueste con grandes cirqueros
Se levanta con enanos.
Liquidando el pollo les digo
Muchas gracias por venir
Y antes que se quieran ir
Les repito mis amigos
De algún modo son testigos
De un hecho realmente inusual
Pienso que no hicimos tan mal
Al decir que el circo Zucchino
Es el único que a su público
Le hace la gran pepino
Sale la Típica. Una vez que el público aplaude entran todos los clowns y cantan la canción final.
Porque nos llama el polvo de los caminos
Y no nada más lindo que regresar
Es el tiempo de izar las velas y despegar
Quisimos presentarle la gran pepino
Como una vieja broma un viejo ritual
Y ya sin querer se nos vino el final
No queremos dejar de decir que al final nada se termina
Que nada es como es no dejen que la muerte se haga la viva
Al cantar una flor que se abre en el viento
Como estrella fugaz que le gusta surcar el firmamento
No decimos adiós si no hasta cualquier momento
Con la promesa grabada en la piel
De volver
Vamos a dejar caer un adiós
Sin querer
Y sin querer nos vamos a ir
Solo para volver
Con la promesa de retornar
Siempre
Adiós adiós adiós adiós
Con la promesa de retornar siempre

No hay comentarios:

Publicar un comentario